sábado, 29 de diciembre de 2012

Día 79. Cuatro hombres y una mujer. Separación con mi familia.



A medida que iba creciendo, me separaba más de mis primos hombres, yo fui la primera mujer y estaba casi siempre con 4 chicos primos en los paseos, luego nacieron más niñas, el caso es que tengo el recuerdo de una memoria en la que fuimos de viaje con toda la familia de mi mamá, pero creo que mis primas mujeres no estaban, fui con mi padre. Todos mis primos hombres en un cuarto, y yo no estaba con ellos, sino en otro cuarto.

Hubo un punto en donde me separé de mi familia fue cuando vine a vivir a España por un año, a los 12 años, y cuando volví a Colombia no era igual, ya no paseaba con mis primos ni jugábamos casi, había cambiado mucho la relación.

Tengo entonces este recuerdo de cuando viajamos una vez y experimentaba una separación muy grande dentro de mí misma, con ellos, conmigo dentro de mí. No estaba cómoda al hablarles, quería agradarles, era extraño era como si lo que decía no tenía cabida yo misma lo juzgaba, al estar con ellos recuerdo que quería hablarles, sentía que no sabía de qué, decía cualquier cosa, pero al final no tenía casi ningún efecto.

Me sentí sola, triste, y en cierto modo abandonada, por no tener la misma relación que había tenido antes y por ver esta separación entre hombres y mujeres, en el sentido de que ellos ya habían crecido dormían todos en una habitación, no me ponían atención casi para nada de hablarme o de lo que fuese, sino que jugaban entre ellos a la play o a golpearse con almohadas, yo por ejemplo para ese juego me percibía muy débil como para jugar.

También sentirme tan dejada de lado que el recuerdo que tengo es en el pecho, de tristeza. Recuerdo que jugaban a esconderse los zapatos y a hacerse bromas, cosa en que secretamente quería participar pero a su vez no quería por verlo como algo pesado o ‘bruto’.

Recuerdo que era navidad, y lloré en algún momento , por estarme experimentando de esa manera tan sola y “dejada de lado” por mis primos y experimentando que no había con quién hablar ni comunicarme, porque ni sabía lo que me pasaba por dentro.
No vi por ejemplo que al participar en cosas como en ver pornografía más pequeña iba a estar aceptando un mundo de division y abuso, con esa separación percibida entre hombres y mujeres, cuando de hecho somos iguales en diseño, lo que nos divide es todas las ideas que hemos creado acerca de lo femenino y masculine y cómo nos diseñamos según eso.

Pensamientos tales como: he sido herida.

Querer participar pero definitivamente experimentando que me es dificil, en el sentido de que, a ver por ejemplo ahora cuando estoy en compañía de otras personas, experimento muchas veces como estas ganas de llorar, donde me desconcentro de lo que realmente quiero, por ejemplo, cuando quiero decir algo con la gente, a veces experimento que no fluyo, que no me muevo, que pienso en que queiro hacer algo pero no lo hago, me retraigo por completo, me quedo atrás, detrás de ese pensamiento de que quiero hacer o decir algo, quizás porque vea que es útil, porque en el momento sirve.

Siento así entonces que he acumulado mucha mierda en el sentido de que ha habido MUCHAS cosas que no he hecho y MUCHAS cosas que sí he hecho, que no me han sido e utilidad y así mismo lo contrario. Con lo que entre más cosas haga que me sean de utilidad, más me permito así cambiar, acumular lo que sea lo major para la vida, sea lo que sea consista en lo que consista… en hablar, en intervenir, en realizar un movimiento, una acción, etc.

Ha sido por medio de las cosas que he hecho por lo que no me he permitido hacer cosas que sí pude haber hecho que eran lo mejor para mí pero por mantener aquel interés propio y miedo, no hice ciertas cosas que sí eran lo mejor para mí.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haberme sofocado emocionalmente al entrar en angustia porque chocara el recuerdo que tenía de mi infancia donde salía con mis primos y jugábamos, a ahora ver que ellos se juntaban entre ellos y no me incluían a mí, por ligar a esos recuerdos una polaridad, debido a que en el primer recuerdo hay una carga energética positiva, y en el Segundo una negativa, por cómo los experimenté, donde busqué más energía en ambos casos, creando el conflicto interno, y por no haber entendido la experiencia en ese momento, lo tome como algo personal buscanso suprimir ese momento y esas emociones, no consiguiendo resultados, con lo cual entiendo que la manera para corregirme es encarando y enfrentando esos sentimientos y emociones y caminar a través de ello.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma culparme por haber venido a vivir aquí a los 11 años y medio y estar aquí un año donde no estuve cerca a mis primos con lo cual no estuve en esa etapa que considero que fue de su crecimiento e importante y creyendo así que por no estar volví y ya no era igual, sin ver que al vovler no experimenté lo mismo porque estaba buscando en una experiencia del pasado y buscaba lo mismo que sentí, “alegría”, y me encontré con que no era igual la relación con mis primos con lo que participé en la tristeza y en aceptar eso como algo natural y como algo negativo y conflictive, que no revise, con lo que acumulé esos sentimientos y emociones y conflicto.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma continuar participando en la creación de conflicto dentro de mí por medio de ligar miedo a las experiencias que no entiendo, donde me petrifico y me angustio y me cuesta trabajo moverme, en lugar de respirar, sacar y dejar ir y simplemente observarme y corregirme escribiendo.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber creado la experiencia de enojo dentro de mi, como de rabia, adquiriendo la personalidad de seria y de seriedad con la gente y en mi entorno, cuando las expercativas de una situacion no son conseguidas, cuando estaba con mi familia de paseo   y querá estar con mis primos como una e igual a ellos, pero me vi en cambio con la experiencia interna de separación, agobio, etc, y me enojó el hecho de que no fuera como yo habría querido.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma experimentar tristeza al ver que mi familia se junta y que estoy lejos de ellos pensando que me estoy perdiendo momentos importantes, en lugar de estar aquí como el respiro y atenta a la realidad física y práctica en lugar de buscar satisfacer los ideales de que estando con mi familia sería feliz y me sentiría llena y completa.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber experimentado rechazo en el viaje con mi familia cuando los varones estaban juntos y yo en otra habitación por ser mujer, pensando que ellos ya se consideraban más amigos y que a mi no me consideraban como parte de ellos, experimentando así miedo, temor, angustia, y tristeza, creando esas experiencias, en lugar de respirar y entender esa separación que yo misma he estado creando dentro de mí.


Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber creado la experiencia de soledad y separación al no comunicarme conmigo misma en ver si lo que hago es lo mejor para mí y cómo voy a cambiar, sino haberme mantenido en este estado de incomodidad.

sábado, 22 de diciembre de 2012

Día 78. Terapia de golpear cojines


El recuerdo de pegarle a un cojín como práctica terapéutica de psicología.



en esa época como a los 9-10 años, vivía en Bogotá, estaba en un colegio en el que estaba desde pequeña, no tenía ya una buena relación con los compañeros, hacían burlas hacia mí y en general todos de todos, pero digamos que yo al no estar en un grupo específico, estaba solo con una persona de arriba para abajo, con el resto casi no hablaba, y antes había estado con otras amigas pero se habían ido del colegio, etc, estaba como sin grupo y el recuerdo que tengo es que era pesado ir al colegio, abrumador ya, por la experiencia con la gente, y la separación que experimentaba con todo y todos.

Así, fui a la psicóloga por diversas razones de esas, y recomendó eso pegarle a un cojín.
Yo creí en ese entonces que era una práctica beneficiosa.
No teniendo en cuenta que estaba ligando la idea de que por medio de pegar a las cosas/objetos estaba sacando las emociones acumuladas.
Algo bastante peligroso cuando vemos el estado actual del mundo.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haberle pegado a cojines por buscar sacar el enojo de mí creyendo que así lo sacaría, sin ver que no estaba tomando responsabilidad real sino queriendo que mágicamente salieran las emociones que sentía dentro, sin ver que estaba de hecho ampliando la emoción del enojo al participar en pegarle a algo desde esa emoción creyendo que así saldría.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma pegar a objetos y cosas por creer que es beneficioso para sacar la rabia y el enojo, sin ver que así no me apoyo a revisar por qué creé esas emociones en primer lugar, sino que por el contrario las amplifico y suprimo más en mi cuerpo.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber reaccionado con enojo en el colegio ante los comentarios de mis compañeros, donde me experimenté dejada de lado y rechazada, sin ver que al reaccionar así estaba justificando esos pensamientos para simplemente no acercarme a la gente que percibía que se burlaba de mí o que no era agradable conmigo, sin ver que estaba participando en esta personalidad de alejarme de todo y todos.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber puesto mi confianza en los psicólogos desde pequeña al experimentar emociones dentro y no saber cómo dirigirme a mi misma, donde comencé a ir donde una psicóloga por esto y la seguí sin ver en sentido común que al seguir lo que ella decía sin cuestionarlo ni revisarlo.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma ligar el pensamiento de que estoy enojada a la acción de golpear un objeto o cosa física.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber golpeado cojines y cosas en desconsideración de las cosas y de mi misma.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber reaccionado ante los comentarios de las personas en clase quienes decían cosas de mí por detrás y con quienes no me hablaba por haberme juzgado a mi misma, así separándome de todo y todos, y al pensar que otros también me juzgaban, no quise ver lo que yo me estaba haciendo sino que me alejé para no encararme.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma sentir vergüenza cuando la gente habla de mi, y buscar esconderme de alguna manera detrás de alguna personalidad o algo con lo que no tenga que encararme aquí.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitido a mi misma haber golpeado cojines por no ser efectiva en ver qué es lo mejor para mí y para todos, y de niña en el colegio no haberme dirigido a mi misma en sentido común y ver que soy una e igual a los demás compañeros, y que el enojo y ver que tenía enojo tuvo un punto de partida que fue el miedo a que hablaran 'mal' de mi, con lo que me alejé de la gente no queriendo verme a mi misma ni ver cómo me estaba juzgando yo ya que entiendo que todo juicio que uno refleja que los demás tienen de uno, lo tiene uno hacia uno.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber golpeado cojines por teme encarar mi realidad comunicándome efectivamente.

Me comprometo a mi misma a revisar todas mis participaciones en la mente a lo largo de mi vida, y corregirme.

Me comprometo a comunicarme conmigo misma y con los demás efectivamente.

Me comprometo a mi misma a encarar las emociones que he creado tales como el enojo, la rabia, la ira, y a no permitir más que me dirijan.

jueves, 20 de diciembre de 2012

Día 77. MASA DE INERCIA


Acabo de entender, y gracias a un blog:
http://mayasjourneytolife.blogspot.com.es/2012/12/day-118-physics-and-desteni-process.html

El por qué es que ha sido “difícil” el cambio, complicado… con barreras, limitaciones, resistencias a cambiar, a salir de los patrones mentales y físicos.

Tal como podemos ver en el blog que explica la ley de Newton, la ley del movimiento y el principio de la inercia:

Todos los objetos tienen una fuerza interna llamada inercia. La inercia es la habilidad que tiene un objeto/cuerpo de resistirse al cambio en el movimiento, es decir, de preservar su presente estado de movimiento.

Inercia en latín significa pereza
Inercia = la cantidad de pereza en un objeto

Podría decirse que el objeto quiere continuar haciendo lo que ha estado haciendo, mantener su velocidad, moverse a en la misma dirección en la que está.

Esta fuerza de inercia es encontrada en la masa del cuerpo/objeto.
Esta masa refleja la cantidad de resistencia que el cuerpo tiene al cambio.
Esto es la: masa de inercia.

Así que dice que si la suma de todas las fuerzas aplicadas al objeto son equivalentes a cero, entonces no hay cambio a través del tiempo.

No fuerza = no cambio.

Y en cuanto a ver cómo es que nos podemos apoyar al haber entendido esto, lo llevamos a la práctica, viendo cómo podríamos aplicar la ecuación para apoyarnos a cambiar.

Bien, el proceso de desteni es acerca del cambio a uno mismo dentro y fuera.
Los humanos h
emos creado una cantidad de excusas y justificaciones para no cambiar, manipulándonos con pequeños cambios pero manteniendo la inercia y resistencia, y esto es porque nos hemos mantenido atados emocionalmente a aquello con lo que nos hemos definido, por lo de que hay una resistencia inherente, con lo cual, no debemos ser duros con nosotros mismos, sino darnos cuenta de que cada punto con el que trabajemos tendrá su propia “masa de inercia” que resistirá el cambio.

Luego, cuál es el equivalente de ‘masa de inercia’ en los humanos?
No es el peso del cuerpo. Sino la energía.
Esto, fascinantemente también está en una ecuación física:

E=mc^2

Que muestra que la energía y la masa son intercambiables, y eso muestra que la energía es la masa de inercia en el ser humano.

La masa de inercia = la carga energética

Entonces, qué es la energía?
Cualquier reacción emocional que tengamos hacia algo (una cosa, un evento, una persona, un pensamiento, etc) en nuestra realidad, la carga emocional.

Esta acumulación de energía emocional hace más pesado un punto dentro de nosotros, esto crea más resistencia al cambio.

Con lo que otro punto para darnos cuenta es de que cada vez que pensamos en algo, (ya sea positivo o negativo, ambas polaridades alimentan la mente con energía emocional), entonces estamos creando más masa e inercia.
Por tanto a entender que el cambio es difícil en la medida en que alimentemos los componentes de la mente.

La solución está entonces en caminar la resistencia al cambio.
Ya sabemos que lo que le da poder a la resistencia es la masa de inercia, así que si tenemos el poder de darle más energía mientras más participamos en el 'punto', y así mismo tenemos el poder entonces de PARAR de darle energía al punto, caminando a través de ello con el respiro, investigándolo.
Así, caminamos un proceso más ligero y es crucial entender esto, que realmente podemos parar la participación en alimentar la mente con energía, y volver a esta realidad física.


Realmente recomiendo leer el blog, tiene ejemplos y detalles interesantes, así como los otros blogs, del día 119 en adelante: (http://mayasjourneytolife.blogspot.com.es/2012/12/day-119-physics-and-desteni-process.html) son de física y otras ecuaciones y cómo nos podemos ayudar al entender cómo funciona la realidad.

lunes, 17 de diciembre de 2012

Día 76. Personaje de 'víctima' ante el cúmulo de emociones que experimetno



Otro evento hoy con persona 'm', donde esta vez solo hizo un pequeño comentario acerca de desteni, y no lo tomé como personal, sin embargo si que vi que lo empezaba a usar para participar en el personaje de víctima.

Lo vi porque sentía mi pecho muy tensionado, mi cuerpo igual, y notaba esto y me alteraba.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma alterarme cuando m está diciendome algo de desteni, por pensar que va a comenzar una discusión y una pelea/guerra, o que va a empezar a sacar su malicia, en lugar de ver que soy responsable por mí misma y que no hay excusa para no apoyarme y asistirme en cada momento y no participar en la "guerra", la discusión energética buscando tener la razón, ni en las emociones/reacciones/pensamientos que surjan.

Cuando y como me vea a mi misma alterándome porque m esté diciéndome cosas de desteni, y percibiendo que habla con malicia, y a esto ligándole miedo, paro y respiro. Me doy cuenta de que he creado este miedo a partir del pasado donde no me apoyé ni asistí efectivamente al estar en este tipo de situaciones, sino que en cambio participé en la personalidad de víctima, donde me sentía mal, frustrada, enojada, triste, maltratada, agobiada, dolida, etc, muchas emociones, con lo cual me sentía víctima de mis propias emociones, y culpaba a m por ello, porque yo experimentara esto a partir de lo que m estaba haciendo, sin ver que solo yo estoy y he estado creando esta experiencia dentro de mí, con la cual he perpetuado el miedo y las personalidades surgidas desde el miedo. En cambio, me permito respirar y caminar a través de lo que he creado, tomando responsabilidad por mí misma, y cambiando la participación en la mente por una participación en lo físico activa y dirigiendo mi movimiento a lo mejor para mí y para todos.

Me comprometo a mi misma a detener el miedo a que m diga cosas de desteni, ya que entiendo que el conflicto y la fricción que experimento cuando esto ocurre, yo lo he creado, al definir como malicioso de su parte lo que hace, y al verlo como cruel, malvado, y yo ponerme como víctima de mis emociones en ese momento, en lugar de detenerme y respirar, y caminar a través de las emociones, y corregirme a mí misma, ya que entiendo que al culpar a m por sus reacciones estoy no queriendo cambiar ni corregirme, y eso es inaceptable.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma buscar escapatorias a las preguntas de m y de las personas para no encararme a mi misma, por temer que los demás puedan sacar malicia y buscar tener poder sobre mí y manipularme o manejarme, donde me amenacen de alguna manera y luego me experimente como víctima de los miedos, en lugar de estar aquí en y como el respiro, y encarar lo que he creado dentro y fuera de mí con sentido común con lo que sea lo mejor para mí y para todos.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma no querer ver que estoy sola en mi proceso en cuanto a que es mi mente la que yo sola y yo mismita he de revisar, checkear, hacerme responsable por mí, con lo cual, me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma pensar que dependo de la aprobación de los demás hacia lo que yo hago en cada momento donde creo que son los demás quienes determinan quién soy yo.

Cuando y como me vea a mi misma buscando determinar quién soy a partir de las actitudes de los demás, las palabras de los demás, las reacciones de los demás y las mentes de los demás, paro y respiro. Me doy cuenta de que este proceso es individual y que estoy sola en esto en el sentido de que soy responsable por mi misma, y que me puedo apoyar con todo lo que hay en el mundo que es distinto a depender de la mente de los demás. 

Me comprometo a mi misma a apoyarme en detener las reacciones ante los demás y ver qué intrigan en mí sus reacciones y dónde aún estoy limitando mi expresión.

Cuando y como me vea a mi misma buscando escapatorias de mis emociones en situaciones donde las personas me hablen, paro y respiro. Me doy cuenta de que así solo estoy escapando del cambio. Por tanto, camino por lo que creé con el respiro dirigiéndome a mí misma entendiendo que estoy sola y que es mi proceso individual.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma crear el dolor en la cadera derecha cuando m me hablaba y por pensar ‘todo lo que pienso que me ha hecho sufrir y todo lo que pienso que me ha torturado’, en donde he sido yo quien no he tomado responsabilidad por mí misma y he creado dolor en mi cuerpo por suprimir el enojo, la ansiedad, la rabia, la frustración, la angustia, el remordimiento, etc y demás emociones, que entiendo que puedo detener en cada respiro y por medio asistirme con escribir, investigar, perdón a mi misma y corrigiéndome.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma pensar que cuando respiro y una emoción no se va o un pensamiento sigue, significa que no lo estoy deteniendo y que no soy eficaz, en lugar de entender que es un proceso, y que en cada respiro reviso quién soy y camino a través de lo que he creado corrigiéndome, que el tenerle miedo a experimentar emociones es de hecho otro sistema más.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma tener miedo de experimentar emociones cuando respiro, en lugar de continuar respirando y no participar en reacciones, pensamientos, miedos, Chat mental, etc.

Cuando y como me vea a mi misma teniendo miedo de experimentar emociones cuando respiro, paro y respiro, entiendo que estoy aquí, y que el miedo a eso es otro sistema más con el cual he seguido participando en las emociones que surgen, pensamientos, Chat mental, etc, en lugar de seguir respirando y mantenerme aquí atenta en y como el respiro, corrigiendo mi realidad física como a mi misma, entendiendo que me he convertido en el miedo, por tanto caminando a través de esto y volviendo a lo físico.

Me comprometo a mi misma a detener el miedo a las emociones, ya que entiendo que al tener miedo no camino a través de ellas ni de los sistemas de la mente, sino que participo en cada punto que surge, creando para mí una experiencia mental energética donde culpo a los demás, y que se ha vuelto un patrón, con m y con más gente, con lo cual, entiendo que soy responsable por mi mente como por cada punto que surge y que en cada respiro me puedo corregir como lo mejor para mí y para todos.

viernes, 14 de diciembre de 2012

Día 75. Golpeando a una amiga en la cabeza


Como continuación del blog anterior, camino uno de los puntos en recuerdos:
En el colegio le pegué a una amiga en la cabeza con la mano muy fuerte – reacción de enojo y buscar control hacia ella por sentir que yo perdía el control de alguna manera sobre ella.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma enojarme conmigo misma por sentir por dentro un cúmulo de reacciones, en mi estómago, pecho, y todo el cuerpo.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haberle pegado en la cabeza a una persona con fuerza, con la intención de hacer daño y de que le doliera, por no haber sido responsable desde un principio y haber detenido la acumulación de pensamientos y emociones dentro de mí, donde en un instante loo acumulé y saqué pegándole, justificando esa acción con que ella se estaba saliendo de control.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haberle pegado en la cabeza a una persona sin ponerme en sus zapatos y sin considerarla, ni considerar mi mano ni lo que estaba creando para mi, para ella, para la relación y lo que estaba aceptando existir, sino solamente seguía el impulso mental que vi en ese momento por no estar atenta al respiro/momento a momento.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber acumulado miedo hacia P mi amiga del colegio desde pequeña, cuando empecé a ver que se hablaba con más gente que yo en clase, y empecé a temer que se fuera con otras personas, donde pensé que si se iba con otras personas yo me quedaría sola y empecé a temer eso por ver que no me dirigía en cuanto a relacionarme con las otras personas, y, en lugar de haberme empezado a relacionar con los demás y a conocerlos realmente, participé en el temor de quedarme sola, y en buscar partiendo de ese miedo y temor, maneras de controlar a las personas que estaban a mi alrededor, como mi amiga, y usé el golpe y la fuerza buscando así tener control sobre ella.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber reaccionado con miedo cuando P se fueron otras personas luego de que yo le pegara en la cabeza, y haber experimentado soledad y haberme imaginado un futuro de soledad pero rodeada de gente en grupos, donde yo era la única que estaba sola y apartada en medio de tantos grupos, y al experimentarme así por un momento, sentí un cúmulo de emociones tales como tristeza, miedo, rabia, confusión, angustia,  ansiedad, temor, y vergüenza, con lo que le pedí perdón a P por haberle pegado en la cabeza, pero no había hecho yo siquiera la corrección a mi misma porque no me había perdonado a mi misma ni había entendido por qué lo hice ni las consecuencias, solamente me moví por el miedo, ahora, miedo a quedarme sola, con lo cual pedí perdón para no experimentar esas emociones de soledad, tristeza, dolor, confusión, vergüenza, etc.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma no haber entendido que el perdón a uno mismo es la clave para volver a lo físico, y que a menos de que caminemos todo el proceso y entendamos la mente cómo funciona, todo lo que experimentemos dentro pueden ser acumulaciones, loops, sistemas, resonancias, etc, y que en realidad no somos vida por el momento.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma justificar los actos de violencia, agresividad y brusquedad con que es porque experimento por dentro el impulso de hacer algo que lastime a otro o a mí, debido a las emociones o sensaciones que tenga dentro de mí, sin ver que son realmente sistemas que he creado partiendo del miedo a encararme a mi misma, y de cambiar, por buscar sobrevivir como energía y justificando las posesiones mentales, en lugar de respirar y caminar el perdón a mi misma viendo mi mente objetivamente en lugar de actuar partiendo de reacciones, miedos, etc.

Cuando y como me vea a mi misma pensando en ser agresiva con los demás, paro y respiro. Me doy cuenta de que he permitido que se acumulen puntos, por tanto reviso todo por medio de escribir, perdón a mi misma y me corrijo caminando por lo que he creado y tomando responsabilidad conmigo misma.

Cuando y como me vea a mi misma experimentado temor a quedarme sola y a tener sentimientos y emociones por estar sola, paro y respiro. Me doy cuenta de que siempre estoy sola, y me dirijo para ver qué es lo mejor para mí y para todos en cuanto a dónde situarme.

Cuando y como me ve a mi misma buscando que los demás me perdonen, paro y respiro. Me doy cuenta de que así estoy participando sobre el miedo de quedarme sola, y de perder aquello que creo que me define. En cambio, camino el perdón a mi misma y corrijo aquello que no sea lo mejor para mi y para todos.

Me comprometo a mi misma a detener la agresividad dentro y fuera de mí.
Me comprometo a mi misma a detener el temor a la soledad.

Me comprometo a mi misma a vivir el perdón a mi misma, en lugar de buscar el perdón de los demás.

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Día 74. Le pegas a los objetos con enojo?

En clase de escultura me he dado cuenta de que con los martillazos, con los movimientos fuertes al lanzar la arcilla a la estructura, etc, tengo pensamientos de que estoy siendo agresiva.
También cuando otros hacen estos movimientos pienso que estarán sacando su rabia hacia esto.


Recuerdos:
En el colegio le pegué a una amiga en la cabeza con la mano muy fuerte – reacción de enojo y buscar control hacia ella por sentir que yo perdía el control de alguna manera sobre ella.

De pequeña iba a una psicóloga que trabajaba partiendo del movimiento físico. Un ejercicio que mandaba era a pegar a un cojín. También hacia otro tipo de prácticas como fantasiosas o mágicas, ilusorias todas en fin, en las cuales si por ejemplo no me gustaba algo de mí lo podía guardar en una caja escrito en un papel, y luego por ejemplo esa cara la guardaría como aquello que era parte de mi pero que iba a cambiar etc, eran rituales. Pero no estaba haciendo nada físico para entender esos conflictos ni cambiarlos, más bien poner creencias en rituales.

La práctica con el cojín era pegarle para sacar la rabia. Lo que he entendido de esto ahora es que al hacer eso, se está de hecho ampliando la rabia ya que al pensar en enojo al pegar a un cojín se está validando ese enojo para actuar y pegar, y de hecho esa rabia se “implanta” más.
Ese recuerdo viene tendría unos 10 años.

Luego más grande, 12-13, reaccionaba a veces tirando puertas, tras discusiones con mi madre.

Romper la ventana del cuarto – reacción al oír una pareja de vecinos teniendo sexo.

También hace poco lo de la cortina tumbar la cortina muy fuerte, reacción ante m diciendo barbaridades de desteni.

Golpear la puerta con la mano fuerte – reacción ante m diciendo barbaridades de desteni.

Dimensión de miedo:
Miedo de que piensen que soy agresiva y violenta
Miedo de ampliar enojo dentro de mí
Miedo de parecer enojada.
Miedo de los pensamientos de que estoy siendo agresiva al lanzar el barro y al golpear el martillo.
Miedo de que piensen que soy agresiva al golpear puntillas con el martillo.
Miedo de que piensen que tengo miedo de martillar.
Miedo de cómo se interpreten los sonidos que salen de los movimientos que hago con el martillo y la arcilla.

Pensamientos:
Con el martillo le pego a la puntilla con enojo y sacando violencia.
Con los sonidos de martillazos le pego a los demás de manera energética.
El barro no lo lanzo a la estructura sino hacia las otras personas por enojo porque no me hablen o se acerquen a hablarme.
Lanzo el barro como maltratando a la estructura o a alguien.

Chat mental durante la práctica en escultura:
-Al pegar con el martillo estoy siendo violenta y agresiva.
-Seguramente los demás lo noten.
-Estoy enojada y saco la rabia con los martillazos.
-Al lanzar el barro a la estructura, lo lanzo fuerte y soy agresiva y violenta.
-Al lanzar el barro parece que sacara el enojo con lanzarlo.
-Estoy enojada

Imaginación:
Me imagino pegándole a alguien o maltratando a alguien.

Consecuencia:
Disminuye la eficacia en poner el barro rápido, ya que “intento” que no parezca que estoy enojada o que lo lanzo de forma violenta. Al igual al martillar.

martes, 11 de diciembre de 2012

Dia 73. Reacciones de miedo ante las reacciones de otros



Una pregunta sería: por qué me tomo personal el cómo me habla (persona m)?
también: por qué me molesta oirla reír y hablar con otra gente riendo y cambiando de voces y etc, después de que me ha dicho cosas que yo he experimentado como agresivas?
y yo he reaccionado.
con lo cual es lo que estoy revisando, por qué reacciono ante insultos, ante movimientos bruscos y fuertes, ante miradas.
 
Cómo me convierto yo en la manifestación del miedo, y del enojo.
 
Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma creer que m es quien no ha hecho posible que yo sea feliz, no viendo que me he convertido en una máquina que busca ser feliz y que busca energía positiva, a cuesta de la vida de todos y todo.
 
Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma resistirme a la risa.
 
Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma creer que reirse cuando alguien está enojado es irrespetuoso.
Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma creer que debo respetar la mente de las personas.
 
Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma temer ser lastimada cuando veo que alguien se me acerca de forma que veo agresiva y fuerte, y tener el pensamiento de: 'esta persona me va a pegar, y me va a lastimar' que he permitido que me dirija, convirtiéndome en el miedo.
 
Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma querer conservar ciertos pensamientos tales como el miedo a que me lastimen, por pensar que es necesario ya que si no, puede que me lastimen realmente.
 
Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma reaccionar con miedo ante la actitud de m cuando veo que habla de desteni con desprecio, donde participo en miedo a sus reacciones y actitudes, temiendo que me haga daño, que me lastime o que me hiera, en lugar de ver objetivamente mis pensamientos y entender que soy yo quien los estoy creando. Entiendo que con el respiro detengo la participación en los pensamientos y veo la realidad, dirigiendo mi vida.
 
Cuando y como me vea a mi misma temiendo la actitud de los demás, paro y respiro. Me doy cuenta de que creé este miedo por temer mi mente y así temer la mente de otros, y por yo prestarle atención a los pensamientos, estoy pensando que otros hacen lo mismo, por tanto creyendo que pueden llegar a ser dirigidos por sus pensamientos y lastimarme, herirme o hacerme daño de alguna manera.
 
Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber reaccionado con miedo ante mi propia mente al ver los pensamientos que surgían cuando m me estaba gritando y hablando muy duro, donde tomaba yo cada palabra con miedo, y queriendo lastimar a m por pensar que estaba fuera de control.
 
Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma buscar lastimar a m y pensar en hacerlo cuando la abrazaba pensando en apretarle el cuerpo muy duro hasta llegar a hacerle daño, sin tener en cuenta el abuso en ese pensamiento donde estoy maltratando la vida misma.
 
Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma estar molesta por la actitud de m hacia mi acción de escribir y de lo que hago, donde por su reacción he creado miedo y temor a mi misma por ver las actitudes y reacciones que han surgido de mí al tener este miedo a lo que dice m de lo que yo hago.
 
Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber participado en ser esclava de mi mente al esclavizarme al miedo ante las reacciones de m, donde he abusado de mi misma al participar en miedo y en reacciones donde por no entenderlas por no ser constante en escribir, he acumulado energía que experimento en todo mi cuerpo.
 
Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma pensar que debo vengarme de m de alguna manera haciendo que sufra por cómo yo me he experimentado durante mi vida y sobretodo estos últimos 4 años donde experimento que he sufrido mucho, y al experimentarlo así continúo el sufrimiento, en lugar de respirar y dejar ir y pararme por la vida en cada respiro.

Me comprometo a mi misma a tomar responsabilidad por la energía que he permitido crear y acumular dentro de mí de abuso, de maltrato, de violencia, de agresividad, creada por frustración y enojo ante lo que me ha dicho m durante mi vida, donde en lugar de respirar y mantenerme aquí y limpiarme y nacer como la vida he estado en muchos momentos dejando pasar el respiro y participando en los pensamientos y chat mental.

 
Me comprometo a mi misma a dejar ir la energía que he creado y acumulado dentro de mi y fuera de mi, de enojo, violencia, agresividad, malicia y venganza.

Me comprometo a mi misma a pararme por la vida en cada respiro y dejar ir todos los pensamientos, emociones, sentimientos, reacciones, que he acumulado donde he creado la idea de que he sufrido mucho y he convertido de ello una religión propia que he continuado, en lugar de ver el abuso en ello y cómo no me he permitido dejar ir esta energía.
 
Me comprometo a mi misma a cambiar en cada respiro revisándome y no aceptando nada menos que la vida, investigando todo punto en que no he sido honesta conmigo misma.

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Día 72. Calendario maya, nací para ser una creyente?

Ya se acerca el 2012... 
Mwajajajaja!!!

De pequeña dibuje esto:




Y estos son los "calendarios mayas": 

El mío tiene similitud con los otros... parece un calendario maya. Tiene solo 28 días como en el calendario maya que son 28 dias (28 lunas) como el ciclo menstrual. Un sol en medio, que parece como el q se representa en los dibujos mayas que se ven ahí, y también es circular, y con casillas, y puntos en las casillas blancas... curioso, eh?

Puede ser una coincidencia, o puede ser pre-programación... quizás se me implantó en la mente algo de esto, porque cuando vi lo del calendario maya en el 2008, estuve casi 1 año o más con este tema, de cualquier manera, no resultó en ningún modo beneficioso para mí ni para nadie.

Yo vine a los 20 años a conocer esto, la meditación, la energía, los chakras, los mudras, mantras y la espiritualidad con lo new age. Antes ya había estado leyendo a 'Carlos Castaneda', "el poder del ahora" y "la ley de la atracción", a los 19 años, cuando estaba terminando el colegio y ahora veo que era completo interés propio porque el único hecho por el que quería "atraer las cosas" con magia era porque no me paraba como una e igual a mi misma e iba a conocer realmente a las personas, a saber quiénes son, en lugar de crearme ideas en la mente y cada vez me avergonzarme más por eso. Con la ley de la atracción pensé que podría conseguir todo aquello que sentía que me faltaba en la vida.
Y ahora lo veo todo más claro, jamás consideré todo por igual, sólo mi mente como lo que creo que se debe obtener en la vida en un sistema donde se acepta el abuso continuamente, y yo he sido ese abuso, y al participar en la espiritualidad y en buscarme a través de eso, creé una separación aún mayor, porque me evadía de mi misma, de todo el conflicto interno y del mundo por querer experimentar energía y crear más y más y más, sin saber qué estaba realmente haciéndome.


En el 2009 por ahí conocí el grupo Desteni buscando más y más del calendario maya en youtube, con videos tan cool como este:


y-... waw. Cambió completamente la perspectiva que tenía de todo :)

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber creído en el calendario maya, por poner en ello esperanza de salir de la vida y el mundo que he abusado y que he creado sin responsabilidad y sin ver las consecuencias.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber pensado que en el 2012 el mundo se iba a acabar y haber querido que fuese así para no tener que tomar responsabilidad por mi misma, por mi mente, por el mundo.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber querido que en el 2012 el mundo se acabara y todos ascendieramos magicamente a otra dimension.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber imaginado la cuarta dimension como un lugar donde no tendria mas problemas como los experimento aqui en la tierra. Sino como un lugar donde todos seriamos felices y viiriamos en armonía. No viendo que así estaba tratando de suprimir todo lo que experimentaba que no iba acorde con la idea que yo tenía de felicidad.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber meditado sentada en el suelo o en mi cama con los ojos cerrados esperando a ascender a "planos superiores", y tener mas energía. Me doy cuenta de que estaba haciéndolo desde el punto de partida del miedo, al creer que si no modificaba mi energía, no conseguiría trascender el 2012 ni podría dirigir y controlar mi vida que veía tan fuera de manejo ya que siempre había dejado de lado mi responsabilidad.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma pensar que soy una iluminada, un ser de luz, de amor y de paz que debe ascender y llenarse de energía alimentando los chakras y manteniéndolos llenos de colores brillantes, y el aura ampliándola, y así pudiendo ayudarme para ayudar a otros, creyendo que esto era amor y responsabilidad, sin ver que siempre lo hice partiendo del miedo a encarar enojo conmigo misma y con todos, por haber llegado hasta este punto donde todo el conflicto está suprimido y aún así se busca más y más positividad, sin considerar si quiera que para tener más "energía" y crearla, lo físico se destruye.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma temer no trascender la muerte, y ser dirigida por este miedo, y así buscar todo tipo de salidas rápidas para sentirme mejor conmigo misma, sin ver que estoy suprimiendo lo que veo que es lo que me he convertido, que "no me gusta de mí", y así buscando expandir las personalidades positivas y con las que me siento tranquila por un momento, sin ver que no estoy encarando lo que he aceptado al buscar olvidar que me he convertido en aquello que no es la solución.

Me comprometo a mi misma a ser la solución y a vivir en igualdad con la mente, para caminar mi proceso durante esta vida hasta trascender la muerte.

Me comprometo a mi misma a detener todo tipo de creencias del entorno espiritual en las que he participado y que he creído para huir de la realidad.

Me comprometo a mi misma a mostrar que hemos sido programados y que todas nuestras creencias han sido siempre en interés propio y en separación de la vida.

sábado, 1 de diciembre de 2012

Día 71. Conflicto interno y con los demás - Gritando y rompiendo cosas.


Esta mañana reaccioné ante, nuevamente, las reacciones de una persona cuando yo estaba haciendo perdón a mi misma y jalé la cortina de la ducha y la tumbé gritando: Ya no más!!!!!

Luego me di cuenta de lo que había hecho con la reacción, crear consecuencias, luego tendría que comprar una cortina nueva, y además de gritar tan fuerte me dolió un poco la garganta.

Aunque luego viendo la cortina de ducha, no se dañó tanto, pude volverla a poner sin comprar otra.

Fue justo en el momento en que iba a hacer perdón a mi misma, cuando vi la resistencia de esta persona al perdón a uno mismo y a que yo lo hiciera.


También reaccioné cuando me dijo: "webona". Reaccionando ante este tipo de palabras que considero como 'ofensivas', 'insultos'.

Reaccioné llamando de la misma manera.

Fue también en un momento en que estaba con temor de esta persona y sus reacciones, de ver cómo me hablaba, cómo miraba y sus insultos y palabras de rechazo y resistencia tan grandes a desteni, experimenté miedo, ante semejante posesión mental tan automática y desconsiderada, que definitivamente no sirve en absolutamente nada.


Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber vuelto a caer en un patrón de histeria donde grito y busco sonidos fuertes acompañados de movimientos bruscos cuando me experimento en una situación tensa, cuando ya sé que el respiro es donde veo la honestidad conmigo misma, con lo que sé que para detener las reacciones, un punto muy importante es respirar y no participar en reacciones momentáneas. 


Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma experimentar temor ante las reacciones de resistencia hacia desteni de las personas, temiendo que me lastimen por ver que están poseídos mentalmente hasta un grado de rechazo hacia aquello que es la solución, sin ver mi responsabilidad y que he hecho yo todavía no he limpiado mi mente ni estoy viviendo como una e igual a todo cuanto existe, con lo cual, lo primero es vivir la solución en cada respiro en lugar de resistirme.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma reaccionar con enojo ante lo que percibo como insultos, y ofensivas, a partir de lo que creé la reacción de buscar cómo ganar y devolver la ofensiva.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma romper las cosas y gritar, en desconsideración de mi misma y de los demás.


Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma reaccionar con enojo ante las acciones de una persona que me dijo que no hiciera perdón a mi misma, por miedo a que si se opone a algo como el perdón a uno mismo, y se resiste a tal punto a oir el mensaje de igualdad, cambio y unicidad con dinero igualitario y honestidad con uno mismo, haber creído que pueda ser capaz de hacerme daño o lastimarme, o que pueda hacer algo que me perjudique.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma gritar cuando experimento reacciones por dentro acerca de que lo que hacen o dicen las personas.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma gritar y tumar las cosas que tengo cerca cuando los demás están resistiéndose a que yo vea desteni, o a que haga perdón a mi misma, y así, me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber tumbado la cortina de la ducha cuando me decían que no dijera perdón a mi misma, ya que al tumbar la cortina sabía lo que iba a pasar, que se rompería, que habría alguna reacción de su parte y que iría la acción acompañada de un grito. Donde siempre estuve atenta a lo que hacía pero no lo reconocí por permitirme a mi misma ser dirigida y controlada por querer causar una reacción en la otra persona, mostrando mi propia inconformidad con la situación, pero sin ver que al mostrarlo así tendría consecuencias que no estaba considerando.

ShareThis