martes, 23 de octubre de 2012

Día 54. Experimentando soledad ligada a tristeza





Hoy estuve en una clase con personas que ya he visto, y experimenté agobio porque no me saludaran específicamente y eufóricamente, además de que hablaran entre ellos y luego experimenté emociones por dentro.
Tengo pensamientos como:

Será que no les agrado, pero por qué?
Será que perciben en mí algo que no les gusta?
 Será que les parezco boba, tonta o algo?

Y luego, cuando hablaba, sentía que no me prestaban nada de atención. 
Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma tomar como personal cuando las personas no me saludan.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma pensar que no soy de agrado para los demás y pensar que no les brindo buena compañía por más que me esfuerce, porque no me dirijan la mirada y no me pregunten cosas sobre mi vida, o no me hablen, en lugar de apoyarme a no quedarme de lado.

Cuando y como me vea a mi misma teniendo miedo de quedarme sin un grupo o de lado, sola, paro, respiro y veo la realidad en lugar de caer en emociones y pensamientos.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma creer que las personas no me ponen atención, y que a pesar de que yo hable claro y alto, van a pasar de mí o no me van a poner atención, en lugar de expresarme sin esperar nada a cambio, y deteniendo la adicción a la mente y a las emociones "negativas", donde quiero buscar sentimientos "positivos" como sentir que la gente me escucha y que soy importante para los demás, en lugar de mantenerme aquí estable y no depender de otros, o de cosas externas a mí para que me digan quién debo ser.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma experimentar agobio cuando estoy con las personas que hablan entre sí y no me dirigen la mirada, por tomarlo como algo personal donde veo lo peor por venir, me veo aislada y separada de los demás, en lugar de respirar y apoyarme en lo que hago y participar, sin esperar nada a cambio.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma hacer que mi felicidad dependa de los demás.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma excluirme de participar con los demás, por miedo de que tengan pensamientos acerca de mí y de cómo crean que yo soy, en lugar de detener los juicios hacia mi misma yo.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma juzgarme pensando de mí que le debo parecer a los demás boba, tonta o aburrida, cuando las personas no me dirijan la mirada al hablar o no me hablan directamente a mí, o no me pregunten cosas sobre mi vida, que tomo como personal hasta el punto de experimentar emociones de tristeza y querer llorar lamentándome de cómo ha sido mi vida y mis relaciones, en lugar de apoyarme aquí con el respiro a mantenerme aquí y participar en lo físico entendiendo que los juicios hacia mí los detengo yo y entender que creé esos miedos por el miedo a quedarme separada o dejada de lado sin poder participar en grupos donde en un futuro pueda tener dinero y apoyarme físicamente.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma definirme como boba.

me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma definirme como tonta.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma definirme como aburrida.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma tener miedo de que los demás me dejen de lado, sin ver que soy yo quien debo moverme físicamente y posicionarme en el mundo para apoyarme.
Cuando y como me vea a mi misma teniendo miedo de que los demás me dejen de lado, paro y respiro. Entiendo que ese miedo lo creé por temer mis propios juicios hacia mí, donde si veo que no pertenezco a un grupo, o si no tengo algunos amigos, pienso que no merezco la pena, y adquiero una personalidad de seria, callada y silenciosa, donde los demás se ríen pero yo me quedo seria, y donde los demás conversan pero yo estoy en el chat mental pensando que no puedo entrar en esas conversaciones por creer que no me van a escuchar.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber tenido miedo de saludar a personas desde el primer curso de universidad, donde por pasar de largo y no detenerme a conversar, creé fricción dentro de mí hacia estas personas y miedo a verlas y miedo a que me vieran, ceando consecuencias para mí donde al estar en la universidad caminando por los pasillos sola, y ver a estas personas, seguía inmediatamente derecho, y por dentro juzgándome y pensando que me juzgarían, y, donde no cuestioné por qué hacía ese movimiento de pasar de largo tan automático, en lugar de entender que las relaciones son importantes en el mundo, y para eso es necesario conversar con las personas.


Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber creído que tenía que dar una imagen de mí a los demás, y que aparentar ser segura de mí misma y saber lo que quería, cuando de hecho por dentro estaba participando en chat mental sin ver la realidad, y suprimiendo el miedo por no querer verlo ni siquiera yo misma, y así, tener miedo de que otros lo vieran, con lo cual, no hablaba con las personas sino que seguía derecho, y por dentro queriendo hablar y comunicarme, pero juzgándome todo el tiempo con lo que me dirigí por estos juicios y miedos en lugar de detenerlos, respirar y cambiar.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma querer aparentar ser segura de mí misma y querer generar en los demás la idea de que soy alguien decisiva y segura, cuando de hecho por dentro he estado experimentando pavor, temor, arrepentimiento, culpa, vergüenza, remordimiento, miedo, angustia y nervios, y en lugar de exponerlos ante mí misma para corregirme, lo que he hecho es suprimirlos y ser dirigida por la mente y el ego tratando de parecer continuamente segura de mí misma.

Cuando y como me vea a mi misma queriendo aparentar ser decisiva y segura de mí misma, paro y respiro. Me doy cuenta de que esta imagen y apariencia proviene del miedo a exponer ante mí lo que he suprimido al no permitirme expresarme, por creer que soy todos estos juicios, miedos, emociones y sentimientos, en lugar de expresarme físicamente y detener la mente. En cambio, entiendo que no soy estos juicios, ni estos miedos, ni estas emociones ni sentimientos. Me muevo a mi misma para detenerlos y cambiar.

Me comprometo a mi misma a apoyarme en grupos donde pueda tener apoyo en el sistema y apoyarme físicamente.

Me comprometo a mi misma a detener la dependencia de los demás.

lunes, 15 de octubre de 2012

Día 53 - Castigo y tortura por dinero.



Le rompen el brazo a un niño de 8 años en Irán por robar pan. Es castigado en un espacio público, en nombre del Islam.

Un camión pasa por encima de su brazo y lo rompe en trozos, donde perderá su uso permanentemente.

Mi pensamiento es: bárbaros.
Y me dan ganas de llorar, al ver esto.
Imagino el dolor que ha tenido que pasar. Imagino el trauma que le va a quedar. Vivir en carne propia la desdicha de nacer en un mundo tan inhumano.

Y veo en mí estos sentimientos y estas emociones, y sé que son eso mismo lo que está causando todo en el mundo, el no saber cómo funcionan, no saber cómo las creé. No ser una e igual a lo físico y por haber aceptado cualquier pensamiento.
Veo también el pensamiento de:
Tengo que buscar más imágenes de este estilo.
Y si miro más al fondo de los pensamientos, veo: “Tengo que satisfacer la curiosidad de ver estas imágenes. Voy a buscar un video”.
Veo en mí misma esa misma violencia que está ocurriendo.
Lo asqueroso que me parece que hagan eso, que eso se permita, que eso ocurra, que un niño de 8 años… o la edad que tuviera, tenga que sufrir, que ser castigado, maltratado, abusado, violentado. Su cuerpo, destruido.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma crear un mundo con un sistema que destruye el cuerpo humano por castigar, porque no se cumplan las leyes impuestas, que son leyes separatistas.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma pensar en los demás como unos bárbaros y no ver mi responsabilidad con todo.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma crear la barbaridad y barbarie en el mundo, donde la gente se mueve por sus emociones y se crean todo tipo de abusos y barbaridades, sin ver que son consecuencia de lo que todos hemos aceptado que exista dentro y fuera.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma crear el castigo en el mundo, donde a partir de unas leyes deshonestas se castiga a quienes no las cumplen sobretodo a los que menos dinero tienen.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma experimentar ganas de llorar al ver lo que ocurre en el mundo tal como ver imágenes de otras personas siendo castigadas o sufriendo, sin ver que experimento esas emociones de tristeza y negligencia por sentir que no puedo hacer nada y creer que lo único que me queda son las emociones, donde no tengo en cuenta la solución que cambiaríatodo, el dinero igualitario, y sin ver que esas emociones fueron creadas partiendo del miedo, miedo a pasar yo por algo así, miedo al verme o visualizarme en esa situación.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma definirme como una persona muy sensible, que tengo que llorar y entristecerme cuando veo imágenes de otros seres sufriendo, sin ver que así estoy participando en reacciones que he aceptado que son eso mismo que está creando toda la crueldad en el mundo, ya que me estoy esclavizando a la preprogramación y a ideas sobre mí, en lugar de respirar y cambiar, y trabajar por una solución que cambie la manera como loshumanos hemos permitido que existan las relaciones entre unos y otros.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma pensar que tengo que temer el trauma que le pueda quedar al niño de las imágenes, o a personas que hayan sufrido y sido torturadas, sin ver que así estoy aceptando vivir con miedo en lugar de detener la tortura del miedo, ya que entiendo que para pararme como una e igual a la vida y apoyar a otros para que lo hagan es necesario que detenga el miedo y cree soluciones.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma querer satisfacer curiosidad de ver imágenes de tortura hacia otros seres, donde experimento emociones dentro de mí a las que he permitido ser adicta por creer que no hay nada más, sin ver lo limitantes que son y lo limitada que es la mente.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma ser movida por la curiosidad creada como una experiencia energética que busco satisfacer, buscando aquello que me causa curiosidad, sin tener en cuenta la realidad física y que así no estoy viendo realmente ni enteniendo, sino buscando cosas que alimenten mi mente como energía.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma crear la tortura en el mundo.
Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma torturarme a mi misma.
Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma permitir el abuso a los niños, en lugar de crear un sistema donde sean apoyados y educados de cómo funciona la mente para que se apoyen a sí mismos en lugar de repetir los pecados de los adultos.

Ok, al parecer hubo una confusión con las imágenes. Parece ser que es una performance, un show callejero.
Siento alivio. Pero alivio de qué? De creer que ahora no voy a pensar en el sufrimiento del niño. Es decir, el abuso sigue en el mundo y en mí, y yo estaba solo preocupada por mi propia mente, en el sentido de que solo me importaba sentir emociones o no?

Qué nos pasa a los seres humanos?
Por qué, después de ver tanta barbarie y conflicto interno y externo no estamos tomando en cuenta la solución?
En mi facebook tengo un montón de personas agregadas, y nadie más que los participantes en desteni siquiera estudian el material disponible que explica cómo funciona la mente humana.
De vergüenza.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma darle importancia a mis emociones y a mi mente y no considerar lo que ocurre en el mundo como un reflejo de lo que ocurre dentro de mí hasta cierto punto, con lo cual, soy responsbale dentro y fuera de mí.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma crear un sistema donde se busque dinero como sea, así sea alimentando el morbo y la curiosidad, sin ver que esto ocurre en el mundo porque los humanos permitimos vivir así, y en el mundo se está en una constante supervivencia, con lo que la vida se deja de lado y se busca alimentar la mente para sobrevivir tal como creando espectáculos y shows callejeros donde se ponga en peligro la vida de los seres y todo por buscar entretener a los que les puedan dar dinero.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma no detener el abuso existente dentro de mí en cada respiro, a pesar de ver continuamente que cada pensamiento surgió del miedo y que continuamente están ocurriendo sucesos de abuso, con lo cual soy responsable por mi mente que es la misma de todos, capaz de crear tanta malicia.

Me comprometo a mi misma a detener la tortura y el castigo en el mundo.

Me comprometo a mi misma a crear un sistema donde las leyes sean lo mejor para la vida, y sean principios de vida. 

lunes, 8 de octubre de 2012

Día 52. Dolor en la garganta por limitarme en mi expresión


He experimentado un dolor muy intenso en la garganta / cuello estos días.
Lo noto cuando me quiero expresar pero no lo hago, por ejemplo cuando estaba con mi expareja y en la calle estaban tocando guitarra, y me empezó a doler muy fuerte el cuello /garganta, era un dolor que se conectaba al llanto porque me hacia llorar terminaba llorando, y tengo un recuerdo de ese momento en que no canté cuando quería haberlo hecho en la calle, y luego en un coche terminé llorando, y era por el dolor tan fuerte que sentía.


Pues ahora lo experimento y es bastante constante. Ha habido momentos donde he experimentado el dolor al participar en Chat mental, como de tipo: culpa a los demás, comparaciones, recuerdos del pasado ligados a emociones…

Otro momento fue hoy en clase cuando hablábamos de un documental que se llama the century of the self, que nos han recomendao en desteni, yo no dije nada, aunque me habria gustado pero empecé a sentir que no debia decir nada porque veia por donde cogerlo pero no habia ningun punto por donde viera que lo podia abordar hasta el final tampoco sabia bien que queria decir, y pensé: pues voy a esperar a escribir al respecto de lo que quiero escribir, y asi puedo tener los puntos claros para mi, justamente de lo que trata el proceso de llegar a las soluciones mejores para todos, que es cuando uno ha caminado punto por punto uno mismo.

Ok, entonces en los momentos cuando me quiero expresar pero no digo nada o no canto o no bailo, etc, como una limitacion básicamente.

Lo que queria decir hoy era que estamos siempre buscando qué hacer y cómo buscar ser más felices, buscando la sensación de libertad y de satisfacción.

Tambien me pasa que cuando estaba en clase viendo de century of the self, y ahora escribiendo, me duermo, me da sueño, se me cierran los ojos, literalmente, se me cierran y me dan ganas de dormirme, se me cierran los ojos solos, me pesan. Es desde luego una energía que me mueve y que se mueve y con la que me dan sueño, porque no soy yo decidiendo descansar o dormir, sino que de repente, incluso después de tomar café en la mañana, me da en clase un sueño que proviene de repente de una especie de resistencia por haber participado en el Chat mental.
Como digo este dolor se conecta un poco a todo, también a tristeza en el pecho y además a dolor en los oídos.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma no haber cantado cuando mi expareja me dijo que cantara cuando estábamos en la calle, por pensar que había mucha gente y que si cantaba algo iban a mirarme todos, a oírme todos y que iba a ser demasiado vistoso lo que yo hiciera, que podría recibir miradas serias o que podía experimentar vergüenza por estar cantando y temer eso, en lugar de respirar y expresarme aquí como una e igual a la vida.

Me perdonoa mi misma por aceptar y permitirme a mi misma culpar a los demás de por qué yo no canto o no me expreso en esta realidad física, y querer pensar que es culpa de los demás de que me incomoden o incordien y creer que es por eso que no me dejan moverme, en lugar de tomar responsabilidad por todo.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber limitado mi expresión cuando estaba en la calle a punto de cantar y queriendo cantar, pero no lo hice por creer que si lo hacía me mirarían todos, en lugar de ver que no pasa nada con que me mire la gente, y permitirme expresarme y disfrutar de mí misma.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma experimentar dolor en mi garganta por no expresarme y por querer suprimir mis cuerdas vocales, por temer que me puedan oír los demás, en lugar de ver que estoy aquí en esta realidad física y compartirme a mi misma.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma no ver las consecuencias de no expresarme en mi cuerpo tales como el dolor de garganta y cuello, por resistirme y por limitarme, donde en lugar de expresarme en la realidad física, paricipo en la realidad mental y en el back Chat, donde genero todo tipo de energías por pensamientos y comprometo mi vida.

Cuando y como me vea a mi misma resistiéndome a expresarme en esta realidad física, paro y respiro. Me doy cuenta de que el limitarme de esa manera me compromete a mí y a todos, porque estoy resistiéndome a mi misma, y en cambio, participando en Chat mental y en pensamientos que no consideran la vida, todo por ego y por haber creado el personaje de: no me expreso.

Me comprometo a mi misma a detener el personaje de: “no me expreso”, porque veo y entiendo que lo creé por ego y por no querer compartirme, por miedo a las miradas de los demás por temer que si me observan mi ego se caiga.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma no expresarme cuando era pequeña por haber creído que tenía las orejas demasiado grandes y que no podía hacer lo que quería hacer, en lugar de haber respirado y no aceptado nada menos que la vida.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma crear el dolor de garganta por no permitirme a mi misma expresarme tal y como quiero.

Continuaré escribiendo de este punto.

ShareThis