martes, 5 de junio de 2012

Día 27. Paré la adicción a las drogas... ¿y a la mente?



Cuando empecé con desteni me di cuenta de cómo la mente está acabando con lo físico, y entre lo que sugerían parar para apoyarnos, era parar el consumo de alcohol y drogas.

No dudé en dejar de beber y fumar, zas! de inmediato.

No importa que hubiera pasado tantos años bebiendo alcohol y fumando cigarrillo y a veces marihuana. Otras pocas veces consumí MDMA, cocaína, una vez un ácido, y una vez probé el opio.

Sin embargo cuando veía a la gente haciéndolo, tenía reacciones y les decía que pararan, pero no lo hacían y me ponía muy nerviosa, cada vez más. Cuando empecé con pareja, al verlo también a él, mi reacción salía más a flote, es decir, era o el alcohol y drogas o estar conmigo. Me ponía muy enojada.

Esta reacción tan grande hacia el alcohol y las drogas en ver que los demás lo hacían, duró bastante tiempo y veo una polaridad aquí.
Por un lado, detestando ver cómo “se hacen daño” y hacen daño al planeta.
Por el otro, por un tiempo seguí saliendo con ellos aunque yo ya no lo hacía, sentía hipocresía por mi parte por estar ahí presente con ellos, sintiendo que así los apoyaba, sintiendo que yo podría hacer más para que se dieran cuenta de lo terrible que se hacían. Pero ninguno que yo sepa dejó de hacerlo. Así que en las fiestas y salidas cada vez que veía trago de por medio lo que quería era irme, porque no estaba cómoda, veía como la gente cambiaba su actitud, su personalidad, pensaba que ya no podía hablar con ellos, creé separación con ellos.
La otra polaridad es que cuando les veía así, a veces en el Chat mental tenía pensamientos de: ok cool se están haciendo daño.

Es decir, por un lado queriendo ayudarles a salir de ahí, pero por el otro queriendo que se mantuvieran ahí, para ponerme en un podium de superioridad.

Lo que no estaba teniendo en cuenta a parte de todo esto es que con estas reacciones me mostraba así mismo que estaba yo participando en la adicción a la mente, a las reacciones, aceptando las reacciones y miedos sin revisarlos.


Auto perdón:

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma haber reaccionado con miedo cuando empecé a ver desteni al entender lo que la mente le hace a lo físico, y haberlo interpretado como que la mente es algo que temer, sin darme cuenta de que yo he aceptado y permitido convertirme en la mente, y que la mente como yo, es lo que controla lo físico y no permite que nazca la vida, por tanto soy yo quien tengo que parar mi propia mente y dirigirla para lo mejor para mí como para la vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido temer la mente, las reacciones, los pensamientos, los sentimientos, las percepciones, las ideas, las creencias, etc, por temer mi propia creación, y por creer que es superior a mi y que tiene control sobre mí y que la única manera de vivir con ello es teniendo miedo de la mente, sin ver que así me estoy posicionando como inferior a la mente y al sistema y no me estoy permitiendo ecualizarme a todo cuanto existe.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma haberme creído superior y mejor que los demás por haber detenido el consumo de drogas y alcohol y ver que los demás no lo hacían, sin ver que estaba participando en la polaridad y esclavizándome a querer sentirme superior, sin ver que haber detenido el consumo de drogas y alcohol era apoyo para mostrarme a mí misma que puedo detener todo tipo de adicción, incluso la adicción a la superioridad e inferioridad.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma haber reaccionado al ver a personas alrededor mío consumiendo drogas y alcohol, por estar temiendo lo que se estuvieran haciendo a ellos mismos, sin ver que yo al reaccionar estaba participando en la mente y haciéndome a mi misma el daño que veía que los demás se hacían, reflejándolo. Así, creando el miedo al daño.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo del daño, de los daños, de las heridas, en vez de curarme y ver los daños que he creado en mí y en el mundo para ver quién soy y vivir mi auto perdón corrigiéndome dentro y fuera.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma haber reaccionado ante quienes no detuvieron el alcohol y drogas como yo a pesar de yo querer ser un ejemplo y mostrar que se puede detener la adicción a sustancias, por no ver que estoy caminando mi propio proceso individual y así ser un ejemplo de vida significa vivir como constancia, auto responsabilidad, auto confianza, y tengo que caminar el proceso respiro a respiro, para así poder ayudar realmente y ser un ejemplo de vida de verdad.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma sentir miedo al ver a la gente hacerse daño, por miedo de mis reacciones y por miedo a ver el daño que yo misma me pueda estar haciendo.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma querer sentirme como la salvadora de los demás a pesar de ver y saber que nadie puede salvar a nadie.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma participar en ansiedad, nervios y miedos al ver a la gente consumir drogas y alcohol y generar basura, solo para suprimir y darse una experiencia mental, sin ver que yo también participé en esto, y ver y revisar por qué lo hice, y ver de qué manera sigo generando basura en el mundo y en mí solo para crearme una experiencia mental y para suprimirme.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma haber bebido alcohol y consumido drogas por creer que eso era lo que los jóvenes hacían, por ver a todos a mi alrededor haciéndolo y ver que se aceptaba como algo normal y que los adultos también lo hacían y aceptaban incluso promoviendo el consumo, y en la televisión, radio, cine y todo tipo de medios ver que se aceptaba y promovía, sin detenerme y ver por qué se acepta y ve como normal el consumo de alcohol y drogas, que crea y genera experiencias mentales, alucinaciones, ilusiones, adicciones, dependencia, inestabilidad, reacciones, etc, y ver en sentido común que esto no es lo mejor para la vida ni para mí.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma haber tomado como ejemplo lo que veía que se hacía en el mundo tal como consumir drogas y alcohol y haberlo querido vivir yo misma, por creer que es lo que se tiene que hacer, sin ver la realidad ante mis ojos de así no me estaba apoyando ni parándome por la vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma haber reaccionado y reaccionar con enojo al ver a la gente consumiendo drogas y alcohol, por enojarme conmigo misma por lo que me he hecho, en vez de detener la reacción del enojo y de detener todo lo que me hago como daños físicos.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma creer que no puedo estar con o alrededor de la gente que consume drogas y alcohol por creer que estoy apoyando sus adicciones, en vez de caminar el proceso en el mundo con la gente de respiro a respiro ecualizarme a mi mente y ser honesta conmigo misma.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma juzgarme al ver cómo cambio de personalidades de un momento a otro y juzgarme al ver cómo cambio de actitud de un momento a otro, y reflejar este juicio hacia los demás, hacia quienes consumen drogas y alcohol, no tomando responsabilidad por mí misma, por cada personalidad que he creado y por las actitudes que tengo, por no querer tomar responsabilidad y creer que tengo que juzgar a los demás y no verme a mí misma, por haber aprendido a hacer esto desde siempre, que he aceptado la fricción y separación de mí y de todo cuanto existe, en vez de pararme por la vida y detener los juicios para tomar auto responsabilidad.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma querer que la gente se mantenga adicta a las drogas y alcohol, para yo sentirme superior y por creer que así también es justo que yo no tome responsabilidad por mí misma, ya que nadie más lo hace, sin ver que así estoy denegándome el acceso a la vida y prolongando el proceso.

Me comprometo a mi misma a detener los juicios hacia los demás y hacia mí, auto responsabilizandome por lo que he creado, por medio del proceso de escribir, respirar y caminar en auto honestidad.

Me comprometo a mi misma a detener la adicción a la mente.

Me comprometo a mi misma a detener el miedo a la mente y a ecualizarme a la mente.

Me comprometo a mi misma a detener la polaridad de superioridad e inferioridad.

Me comprometo a mi misma a exponer el abuso a la vida por medio de drogas y alcohol.

Me comprometo a mi misma a detener todo tipo de daño a la vida.

lunes, 4 de junio de 2012

Día 26. Confianza? (con – fianza/ fiar)

He visto cómo al desglosar la palabra confianza, tenemos Con-Fianza.

Fianza =

-Compromiso que una persona contrae de responder por otra
tu palabra me servirá como fianza.
-Cantidad de dinero que se paga por la libertad de un individuo pendiente de juicio o sentencia firme.
-Cualquier cosa, generalmente dinero, que se deja como garantía de algo.


Y la palabra Con-Fiar=

-Asegurar uno que cumplirá lo que otro promete, obligándose, en caso de que no lo haga, a satisfacer por él.
-Vender sin cobrar al contado, aplazando el pago para más adelante.
-Confiar en algo o alguien.
-Ser digno de confianza.

Confianza=

1. Esperanza firme que se tiene de alguien o algo.
2. Seguridad que alguien tiene en sí mismo.
3. Presunción y vana opinión de sí mismo.
4. Ánimo, aliento, vigor para obrar.
5. familiaridad (‖ en el trato).
6. Pacto o convenio hecho oculta y reservadamente entre dos o más personas, particularmente si son tratantes o del comercio.


Para ser la Auto-Confianza, tenemos que vivirla, y esto se hace respiro a respiro:

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido haber puesto mi propia confianza en las emociones.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido separarme de mi propia confianza al confiar en los sentimientos.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido haberme separado de mi propia de confianza al participar en los sentimientos en vez de observarlos y dirigirme tomando punto por punto.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido separar la confianza de mí y no ser la auto confianza, por poner mi propia confianza en los demás y en esperar que los demás confíen en mí y que así puedan fiarme, y yo sentir que estoy protegida, y seguir generando una idea en los demás de que soy de confiar, cuando en realidad esto está creando en mí deuda hacia los demás y separación conmigo misma, porque me estoy separando de la autoconfianza, donde no existe la deuda, ni el temor a perder protección, porque yo misma puedo valerme por mi misma.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma no confiar en mi misma, por creer que si lo hago abusaré de mí como he hecho en el pasado, y pondré mi confianza en la mente como he hecho siempre, en vez de ser y vivir la auto confianza.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de perder la confianza en los demás porque no hagan lo que hemos acordado, cuando eso significa que he puesto la confianza en cosas fuera de mí.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido poner la confianza en las imágenes, cuando observo a las personas según la percepción que tenga, en vez de vivir como la auto confianza y ver la realidad sin guiarme por imágenes que se me asemejan a algo que conozco como confianble o desconfiable, ya partir de lo cual me muevo, sin ver dentro de mí y tomar decisiones que sean lo mejor para la vida


Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido querer que las personas respondan de manera tal que yo sienta que mi confianza ha sido bien puesta, y que si no responden como yo quiero que respondan, creer que he peusto mi confianza en un mal lugar, y que no merece más mi confianza, porque me estoy limitando y separándome de mi misma y mi propia auto confianza, donde no tengo que poner confianza por fuera de mí porque no temo ser decepcionada, ni estoy esperando de los demás, porque yo misma vivo como la auto confianza donde me dirijo y apoyo a los demás como a mi misma.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma poner la confianza en la voz de las personas y en las palabras y la palabra de las personas, sin ver que me estoy separando de mi misma por estar esperando que los demás respondan por mí.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma enjuiciar a las personas y sentenciarlas, siendo yo la juzgadora que decide quién merece mi confianza y quién no, para así tener una percepción de mí como controladora y jefa, o dueña de algo o alguien y como alguien que tiene poder, que puede decidir condicionalmente a quién cuida y a quién no, o a quién se abre y a quién no, sin ver que así estoy separándome de mi auto confianza, donde yo decido lo mejor para mí como para la vida, y donde no es una condición de polaridad, ni de estar abierta o cerrada, porque puedo confiar en mí misma y confiar en que no voy a ser lastimada por mi mente.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma separarme de mi mente y temer que me lastime, por haber permitido que tenga poder sobre mí y que al reaccionar, yo llore y me sienta lastimada, sin ver que lo que soy es una e igual a mi mente y que tengo que tomar responsabilidad por mi propia mente.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma
Por haber aceptado y permitido situarme en una posición de dependencia hacia los demás donde dependo de las acciones y palabras de los demás, por no confiar en mí misma y ser la auto confianza, siendo una e igual a todos y todo.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma poner la confianza por fuera de mi en mi cuerpo y estar esperando que mi cuerpo cumpla por mí, en vez de ser una e igual a mi cuerpo.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma querer poner la confianza por fuera de mí en los demás y en lo demás, para sentir que tengo control sobre todas las cosas, ya que están en deuda conmigo porque he puesto mi confianza en todo lo demás por fuera de mí y creer que todo y todos a quienes les he dado mi confianza están obligados a devolver la fianza.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma confiar en el futuro, sin ver que estoy poniendo esperanza y así quedándome esperando sin tomar acción real aquí como el respiro.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido poner esperanza en los demás y querer que me protegan y cuiden y apoyen y que vivan por mí, sin yo misma ser la auto confianza, donde no estoy esperando sino viviendo aquí como el respiro como la vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido prometer cosas que no puedo cumplir, en vez de tener auto confianza en mí y hacer lo que puedo hacer en cada respiro.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido querer que las personas pongan su confianza en mí por querer sentirme especial y digna de ser vista como confiable y así comprometerme a mí misma por no estar viviendo la auto confianza.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma comprometerme por querer la confianza de los demás y estar creando fricción dentro de mí porque siento que estoy endeudada, que tengo obligaciones que quizás no pueda cumplir pero creyendo que como sea tengo que cumplirlas y crear tensión y dolor en mí por miedo de que las personas pierdan la confianza en mí, de que desconfíen de mí e incluso de que me castiguen, me quiten la libertad o me sentencien y enjuicien, por no vivir siendo la auto confianza.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido haber creado un sistema donde exista la deuda y la dependencia de los demás.

Me comprometo a mi misma a apoyar a crear un sistema donde cada uno pueda vivir apoyado y donde no haya unos que tengan que quedar en deuda con otros, y donde se viva la auto confianza.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma
Querer confianza y querer confiar por querer sentirme en un ambiente familiarizado y exclusivo

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de ser lastimada si pongo la confianza por fuera de mí, en vez de vivir y ser la auto confianza.

Me comprometo a mi misma a ser y vivir la la Auto confianza, donde tomo las decisiones mejores para mi y para la vida teniendo en cuenta a todo por igual.

Me comprometo a mi misma a parar la polaridad confianza / desconfianza, porque me doy cuenta de que esto ocurre cuando se separa la confianza de uno mismo, lo cual genera tensión y miedo de ser decepcionado y decepcionar, y separación en el mundo.

domingo, 3 de junio de 2012

Día 25. Preocupación


Apenas me desperté de la cama, ví lo preocupada que estaba, teniendo pensamientos de preocupaciones, por el futuro y el pasado, por lo que he hecho y por lo que vendrá. Me di cuenta de que tengo resentimiento por el pasado, por haber estado “perdiendo el tiempo” y que sigo culpando a los demás. La preocupación era fuerte, en el pecho. Y la llevo sintiendo durante un largo tiempo, pero no he cambiado, porque siempre he pensado que no pasa nada que si es por algo es normal ya que la mente debe estarme mostrando puntos que tengo que trascender.

Hubo un tiempo cuando empecé con el proceso, que me despertaba ansiosa y me dormía ansiosa.
Pensamientos de que si va a pasar esto, si va a pasar lo otro, si me voy a enfermar, si a mi madre le va a pasar algo, si mi relación va a fallar, que si voy a envejecer, etc etc etc.

Y eran cosas que no podía controlar, no podría porque no era algo que yo decidiera o que yo pudiera manejar, ni siquiera que ese fuera el momento de decidir algo y de hacer algo… porque eran momentos justo como cuando me iba a dormir o a despertar, que no tenía opción sino de eso, me frustraba muchísimo y a pesar de que respirara no paraba esa pensadera, a pesar de que respirara, e hiciera auto perdón, ahí seguía la preocupación, y además con el miedo de que era antes de dormir, o antes de despertar, pensando que me haría daño al cuerpo.

Lo veo como un punto muy grande de auto manipulación, auto sabotaje y querer controlar las cosas y sentir frustración por no poder.

Cosas que puedo hacer para detener esa preocupación antes de dormir – no mirarme en el espejo pensando: si estaré enfermando, si estaré mal del cuerpo, etc.
No quedarme mucho tiempo por ahí antes de dormirme.

Al despertarme y ponerme de pie, y despertar con un buen respiro! no ir de nuevo a la cama a dormir.

Gran parte de lo que me asusta de esto es que he participado en esto por un largo tiempo ya. En la preocupación en general.
He querido dirigir, pero he sentido que el día se pasa rápido, que no he podido cambiar todo en tan poco tiempo como quisiera, y que eso ha creado en mí que quiera físicamente cambiarlo por medio de la preocupación. Ha llegado a ser tan grande y constante, que desde luego lo que he estado haciendo es forzarme a querer ver esos puntos y cambiarlos de alguna manera, porque la preocupación que generan ha sido tan mental que he querido cambiarlos mentalmente, y constantemente, sin decir: ok hoy tomo un punto, mañana otro, etc.

He tenido dolencias en todo el cuerpo hubo un tiempo donde estaba tan tensionada… es también como que me acuerdo de todo el daño que me he podido estar haciendo y me dan ganas de enojarme y sentir tristeza, como si sintiera que es lo que tengo que hacer, como si eso me fuera a dar una experiencia de que estoy haciendo algo por lo que pasó, sé que no puedo corregir lo que pasó, incluso cuando mi intención era “buena” me hacía daño mentalmente. Y también reprochándome cosas del pasado, y con miedo al futuro.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma preocuparme, ser la preocupación y crear la preocupación.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma querer pre-ocuparme de las cosas y generar angustia y frustración porque no puedo ocuparme en ese momento de lo que tengo pendiente por hacer, y es imposible pre-ocuparse, ya que lo pendiente se resuelve ocupándose en el momento debido, y no antes, ya que al ser así es de forma mental generando energía en el cuerpo creyendo que así solucionaré algo, sin ver que estoy aquí en cada respiro caminando momento a momento.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma preocuparme y generar ansiedad, angustia, frustración y miedo, al pensar en situaciones hipotéticas que no quiero que ocurran, porque me he definido como y con estas relaciones mentales, así manipulándome y sabotajeándome con miedo de que ocurran, porque sé que ocurran o no hay algunas que no dependen de mí, y otras que sí, y en cualquier caso, soy yo quien soy responsable por mí y me dirijo momento a momento.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma preocuparme por el pasado, sin ver que ahora está aquí en forma de consecuencias, para que yo lo corrija y corrija las consecuencias como yo misma.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma preocuparme por el presente por ver las consecuencias, y manipularme pensando que el presente lo voy a crear como una continuación del pasado donde los eventos no los dirigí como lo mejor para todos, creando consecuencias en el presente y creyendo que no voy a pararme por la vida, sin ver que cada respiro estoy aquí y que tengo que cambiar las consecuencias y detener los patrones.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma preocuparme por el futuro, por miedo de ver las consecuencias del presente y creer que no soy capaz de corregirme y creer que voy a vivir los mismos patrones del pasado, y a crear situaciones de angustia, miedo y ansiedad, sin ver que al pensar en cómo será el futuro ya lo estoy creando.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma tener resentimiento por el pasado, y no querer soltarlo, por tener la creencia de que si lo suelto, no voy a poder ver qué creé, qué hice y cómo lo creé, sin ver que el proceso es respiro a respiro, y las memorias salen en momentos donde me muestro a mi misma lo que debo corregir.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma querer controlar a las personas y lo que hacen y les ocurre.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma querer controlar mi cuerpo, por querer manejar y manipular la expresión de mi cuerpo, la imagen de mi cuerpo, las sensaciones de mi cuerpo y los dolores de mi cuerpo, por haberme separado de mi cuerpo y tener miedo de ser una e igual a mi cuerpo y tomar responsabilidad por mi misma como mi cuerpo.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma querer controlar la muerte y el envejecimiento.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma no detener la preocupación por creer que de alguna manera me ayuda, apoya o me protege de situaciones futuras.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma no detener la preocupación a pesar de ver la ansiedad, angustia e incomodidad que produce, y del daño que hace a mi cuerpo, y permitirme tener miedo del daño que haga la preocupación, en vez de detenerla, respiro a respiro y punto por punto con lo que he participado en preocupación.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido luchar contra la preocupación y angustia, en vez de abrazarme incondicionalmente y mantenerme aquí como el respiro y dejar ir la preocupación y angustia.


Me perdono por haber aceptado y permitido a mi misma querer ocuparme de todo en el momento “ya” sin tener en cuenta que todo tiene un momento para hacerse, y así generar energía de angustia por no poder solucionar las cosas cuando mi mente dice que tengo que hacerlo.

Me perdono por haber aceptado y permitido a mi misma tener miedo de la muerte de mí y de los demás, por haber creado relaciones mentales con todo.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma automanipularme y sabotajearme queriendo generar energía de angustia, tensión y preocupación al pensar en lo que pueda pasarme a mí como a los demás, en situaciones futuras y en las consecuencias del presente, sin tener en cuenta lo físico.

Me comprometo a mi misma a detener la pre ocupación mental y a ocuparme de lo real y físico en cada respiro.

Me comprometo a mi misma a dejar ir el miedo de pérdida.

Día 24. Personalidad de querer agradar

Estuve soñando que estaba de paseo en algún lugar, me gustaba el sueño de estar de paseo. Luego dormí 1 hora de más, y soñé que trabajaba en algo y tenía que ayudar a mis padres con el dinero.
Este sueño se me hizo pesado. Estaba en un lugar abierto haciendo ejercicio con mucha gente, era como una comunidad. Era mas pesado porque ahora era como si estuviera soñando con una personalidad de mi como si yo fuese una de las personalidades q tengo. Y estar ahí con tanta gente y vivirme como si yo fuera de manera: que quería gustar y caer bien cuando hablaba con la gente.


Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma creer que lo agradable es lo que considero con mi mente como bonito, que me hace sentir bien, placer, y me genera sentimientos. Sin ver que lo agradable es lo que vivo como lo mejor para mí y todos.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma tener miedo de trabajar por creer que viviré siendo una personalidad, que busca amigos, aceptación, cariño y respeto, pero que es sumisa, miedosa e insegura por dentro, no viendo que esta personalidad he creado como defensa al mundo que creo que es difícil, donde en realidad lo que he estado perdiendo es la atención al respiro en cada momento, y me he dejado de lado, por querer alimentar esta personalidad y el miedo a ver en mí esta personalidad, creyendo que es superior a mi y que tiene control sobre mí, cuando de hecho es creada por la mente y puedo cambiar y no ser una personalidad, trascendiéndola, ecualizándome a mi mente.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma tener miedo de conversar con la gente por creer que seré deshonesta conmigo por participar en el sistema actual, por ver que en el mundo donde vivo se le ha dado mucha importancia al dinero hasta el punto en que nos dirige y he querido suprimir ese miedo de participar en el sistema por creer que estoy siendo auto deshonesta, viéndome como inferior al sistema, y he querido ver a los demás como superiores a mí por querer ver y creer que encajan mejor que yo en la sociedad, sin ver que hago parte de esta sociedad y que todos somos uno e iguales, y que yo misma he creado el mundo como es, por tanto el cambio que sea lo mejor para todos tiene que venir primero desde mi, no aceptando el miedo a conversar con la gente, y cambiando las ideas de que tengo que gustar, agradar y encajar en la sociedad y por otro lado en la mente verme como deshonesta, mentirosa y falsa, para darme cuenta de que no es necesario vivir con miedo de no agradar, porque estoy aquí en el respiro como la vida, donde no existe el miedo, que es creado por la mente y por ideas y creencias de que tengo que gustar y encajar y agradar y ser querida porque si no, voy a morir en el olvido de la gente, voy a ser vista con malos ojos y voy a limitar mi vida sin poder salir con personas, sin poder tener un trabajo digno y sin tener dinero, quedando excluida de la sociedad, quedando excluida por parte de la gente y del sistema.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma asustarme al ver las personalidades que he creado, en vez de respirar y mantenerme aquí, corrigiendo todo lo que he creado.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma tener miedo de entrar en el ámbito laboral para mantenerme y sostenerme, porque he visto lo que tienen que hacer quienes lo hacen y he creído que es difícil, que hay muchos papeles que rellenar, muchas cosas que tener en cuenta y que pagar y he creído que no soy capaz, no viendo que hago parte del mundo y que soy responsable por mí misma.

Me perdono por haber aceptado y permitido a mi misma creer y tener la idea de que agradar significa recibir una sonrisa de los demás como aprobación, por haber ligado la palabra agradar a ser aprobado y aceptado, sin ver que lo agradable existe cuando yo lo vivo el agrado como yo misma, donde no busco complacer, contentar ni gustar ni a mi mente ni a los demás, sino donde me contento a mi misma como la vida, me complazco y apoyo a mi misma como la vida que realmente soy y me abrazo incondicionalmente para cambiar por lo mejor para todos.

Me perdono por haber aceptado y permitido a mi misma querer buscar por fuera de mí gestos que me hagan creer esta idea que tengo que tengo de mí de que agrado y que complazco y gusto, ya que creé una personalidad con estas definiciones, limitándome a ideas y pensamientos, sin vivir respiro a respiro, donde lo que hago es buscar que los demás como yo misma comprobemos que es real esta personalidad e idea de mí por creer que si no vivo como una personalidad, no voy a existir, no viendo que esto es una ilusión.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma haber creado una personalidad de querer agradar, gustar, complacer y satisfacer a los demás por creer que así podré sobrevivir en el mundo, sin tener en cuenta lo que debo hacer para apoyarme en el sistema, ser independiente y auto responsable, y ser un ejemplo de vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma creer que con solo gustar y agradar voy a pasar desapercibida, y querer vivir esta personalidad, escondiendo y suprimiendo todo lo negativo que percibo de mi para que nadie lo note ni me cuestione, y por miedo de que esto salga a flote y yo sea interrogada, y derivadamente tenga que exponer quién he aceptado y permitido ser.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma creer que soy una persona mala, terrible y espantosa, que tiene que esconderse tras una personalidad de aparentar ser amable, agradable, querida y buena, porque no me estoy permitiendo ver quién soy para corregirme, por creer que soy una idea y personalidad.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma tener miedo de salirme de la idea de que soy agradable, sin ver que no soy esta idea, por creer que tengo que ser silenciosa, escuchar, hacer sentir bien a los demás, sonreír, observar y complacer, por creer que si no soy esta personalidad, voy a parecer grosera, mal educada, odiosa, enojada, rabiosa, mala, cruel y des-adaptada, sin ver que al vivir esta personalidad y querer suprimir lo otro, estoy creando ambas polaridades, y aceptándolas en mí, y dejando de lado la realidad que está ante mis ojos, donde lo físico de ha dejado de lado por querer complacer personalidades y vivir en ambas polaridades de bueno/malo, adaptado/des-adaptado.




Me comprometo a mi misma a detener todas las personalidades que he creado durante mi vida, para pararme por la vida y por lo mejor para mí y para todos porque me doy cuenta de que vivir como personalidades es limitante y no es quien yo soy.

Me comprometo a mi misma a pararme por la vida y detener el querer complacer, agradar, satisfacer y gustar a la mente y mentes, y en cambio apoyar en crear un sistema donde lo físico y real sea apoyado, satisfecho por igual y se viva una vida agradable.

Me comprometo a mi misma a detener la búsqueda de agrado hacia mi mente y hacia la mente de los demás.

ShareThis