lunes, 28 de mayo de 2012

Día 23. Me voy de casa



Anoche me dijeron que me vaya. Ahora que tengo que irme de esta casa en unos 3 meses, y no tengo trabajo, surgen más puntos. Todo ocurrió cuando ayer sucedió algo que según la persona que me dice que me vaya, se tomó algo que le dije como personal, lloró y se auto victimizó y sin tener en cuenta el acuerdo que habíamos hecho en cuando a que yo me quedaba a vivir aquí hasta que finalizara estudios, lo rompió y yo sin trabajo y sin diploma tengo que buscar trabajo, casa para compartir con nuevas personas, y dónde meter la cantidad de materiales que tengo, de bellas artes.

Lo ideal sería vivir sola. Pero no tengo un contrato y no creo q se pueda.

Los pisos en madrid son costosos, y por 200 euros consigo una habitación pequeña compartiendo…

Quiero por un lado ver este punto de yo misma tomarme las cosas como personal cuando alguien dice algo que no me gusta y luego termino el acuerdo que hemos hecho, y el acuerdo conmigo de respirar, ver lo mejor para mí y para todos…
De qué manera yo hago lo que veo en esta persona que hizo.

Y también, una preocupación que surge a la hora de pensar qué voy a hacer, a dónde me voy.

Las palabras con las que reaccioné ahora que me hablaba eran:

Tu ya conoces mucha gente, tienes a contactos a quienes pedir ayuda.
Pensando: no tengo tanta gente conocida.
o… a quién le digo?

Y lo otro fue mientras me decía la decisión que ella misma sola tomó, que le falté al respeto y tengo que saber el daño que hago a las relaciones con la falta de respeto, y reaccioné ahí con miedo.

Me dijo que le contó a mi abuela lo que pasó. –con su versión y llorando.- y que ella le dijo que fue una falta de respeto. Yo ahora viajo a Colombia en junio un mes y voy a ver mi familia después de 5 años.
Y ahora pienso: van a crearse ideas de mí, van a hablar de mí: a esto le he dado mucha importancia.
Van a mirarme mal a cuestionarme a criticarme… y a hablar conmigo de eso.
Con esto siento como si yo hubiera hecho algo muy malo y cruel y que tuviera que sentir culpa, y ahora tenga que aguantarme el sermón de mi familia.

Con lo cual me he puesto en una posición de inferioridad con respecto a mi familia, y a mi mente.

Noto que la cara se me pone nerviosa, como tensa, también me costaba un poco de trabajo concentrarme en lo que hacía.

Otros pensamientos han sido: no le voy a dar nada de dinero cuando trabaje… y pienso: qué mala soy! Después de que me ha dado dinero toda la vida.

También he querido que se sienta mal, que vea las consecuencias por lo que hace y que “sufra”, como si fuera la única manera de que alguien va a cambiar, sufriendo, esto es una idea que tengo bastante metida en la mente, yo misma lo he hecho me he creado sufrimiento y creído que así puedo cambiar, pero no es así. Es como la religión, los castigos, etc.

Después llegué a casa y sigue con una actitud que tomé como personal.



Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma sentir tristeza por irme de esta casa en la que he vivido por tres años, sin ver que he ligado emociones y pensamientos a esta casa, creando separación conmigo misma, creyendo que va a ser triste irme por haber vivido muchas cosas aquí y tener miedo de irme por haberme definido como esta casa y por verla como mi espacio personal, donde he podido ser todo lo deshonesta posible, y donde he podido esconderme de la realidad, y suprimir y llorar hasta tener dolor de garganta, por haber estado escondiéndome de mí misma, por no ver que en realidad el espacio personal está en todo, dentro como fuera, y que todo lo que hago y permito se refleja en mí como en el mundo, por tanto, me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido usar las casas y los hogares donde habito, como espacios donde me suprimo de la realidad, me escondo de mi responsabilidad conmigo misma y con el mundo, y donde tengo una especie de bunker caravana que me protege porque me he creído esta percepción y no he querido ver la realidad de que tengo responsabilidad conmigo y con el mundo.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido separarme de mi misma al querer tener un espacio personal, donde poder esconderme y estar tanto como sea posible para no enfrentarme a lo que he creado.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido sentir tristeza por jamás haber tenido un espacio personal, porque veo que siempre lo he buscado por fuera de mí en un hogar, o con una persona. Porque no he creado la auto confianza, el auto respeto, la auto responsabilidad y la auto dirección, y busco eso por fuera de mí, en un espacio personal, donde al ver que tampoco consigo sentirme confiada y respetada, voy a lo que siempre he conocido, como la mente, creando un espacio separado de la realidad donde me dirige la mente y donde existen todo tipo de chats mentales, supresiones, miedos, angustias, preocupaciones, temores, sentimientos, emociones, pensamientos, ideas y creencias, que toman control sobre mí, sin ver que siempre he estado aquí, pero he dado por sentado todo y me he metido más y más en la mente, hasta el punto de olvidarme de mí misma.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma tomar lo que me dicen como personal y auto victimizarme, en vez de respirar y mantenerme aquí como la vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma al tomar las cosas como personal, tomar decisiones que no tienen en cuenta los acuerdos que he hecho conmigo misma y con otros.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido reaccionar ante las palabras de los demás y no revisar por qué reacciono, y saltar y decir lo primero que se me ocurre como reacción ante una reación.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma no querer apoyarme buscando ayuda en otra personas.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido preocuparme por no saber a dónde iré ni dónde trabajaré, en vez de estar aquí como el respiro y buscar la mejor opción.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido reaccionar con miedo ante la idea de que soy dañina y siempre daño las relaciones, un miedo al futuro a que me siga ocurriendo en vez de detener ese miedo, y ver cómo han caído las relaciones y cambiar.

Me comprometo a mi misma a detener el miedo a dañar las relaciones, por tener la creencia de que siempre lo he hecho.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido querer hacer valer la visión de mi mente de los hechos y situaciones, sin tener en cuenta todo y dirigirlo a mi misa para tomar l oque sea mejor para todos.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma tener miedo de tener que oir el sermón de mi familia si me dicen que por qué irrespeto a las personas, en ve de estar aquí como la vida sin justificarme como mente y corregir la realidad.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de que las personas se creen ideas acerca de mí, de lo que supuestamente soy y que influencie mi vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido ponerme en una posición inferior a mi familia, y sentir que soy menos que ellos porque son mayores, porque han vivido más que yo y porque yo vengo de ellos, sin ver que todos somos iguales y que al ponerme en una posición inferior estoy creando la polaridad.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma tensionar mi cara, y ponerme nerviosa y desconcentrarme de lo que hago al estar enfrentando puntos de la mente, en vez de respirar y mantenerme aquí.

Me perdono a mi misma por haber acepado y permitido sentir culpa por no querer darle dinero a las personas que me han dado dinero, por estar culpándolos, sin ver que yo soy responsbale por mí y que tengo uqe hacer lo que sea mejor para mí y para todos, en ve de ser movida por la culpa.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a misma creer que soy mala persona por participar en la mente en vez de ver que eso proviene de una idea de malo y bueno, y que en realidad la vida nunca ha surgido porque no lo hemos permitido por participar en la mente en polaridades como bueno y malo.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma querer sufrir por creer que así voy a cambiar. Sin ver que el sufrimiento dificulta el cambio.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido querer que otros sufran para que así cambien, en vez de ver que todos somos iguales y que el cambio viene de cada uno, y al yo querer que otros sufran estoy viendo mi naturaleza de maldad, y estoy queriendo yo sufrir y crear sufrimiento, sin ver soluciones que tengan en cuenta todo y todos y que el sufrimiento tiene que acabar.

Me comprometo a mi misma a crear un sistema de igualdad donde todos sean tenidos en cuenta y el sufrimiento termine.

Me comprometo a mi misma a detener el sufrimiento en mí y en el mundo, para cambiar y apoyarme y a todos.

Me comprometo a mi misma a detener las reacciones revisando cómo las creé y respirando y escribiendo.

domingo, 27 de mayo de 2012

Día 22. Depresión.

Hoy mientras lavaba platos, oía las preguntas y respuestas de Anu.
Dijo que de los primeros puntos que tenemos que tomar son la paciencia, la disciplina y la constancia.
Es genial por el camino de los 7 años tener este lugar donde caminar esos tres puntos.

Al seguir oyendo, pensé en lo que me he creado al participar tanto en la mente: no tener trabajo, seguir viviendo con mi madre...
Pensando que no me he apoyado en este sistema y pensando que no podré salir fácil de esta depresión que me he creado al alejarme de las personas, ahora casi no bailo, no me río, casi lloro más de lo que me río.

Quizás pueda deberse a haber metido la pata una y otra vez en no dirigirme y por ejemplo cuando empecé el proceso haber participado en crearme ideas acerca de lo que es el proceso, como que toca evitar la energía, y empecé a evitarla pero no hacía sino suprimirla, porque ahí está para que uno la trascienda.

Y ahora viendo mi mente veo como si estuviera deprimida, como que sonreír se me dificulta en realidad, todo el día tengo pensamientos -de cosas tristes y de lo difícil que he tenido que caminar este proceso, de lo duro que lo he vivido, de tantas veces que he sufrido día tras día. Y de no parar- De sentir que sólo he metido la pata una y otra vez.


Por eso voy a hacer ya de una buena vez sin postergar más auto perdón por estos puntos:

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma creer que estoy deprimida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma ser la depresión.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido haber creado la depresión, y vivirla y ser la depresión, sin ver cómo me estoy limitando.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma ponerme barreras y limitaciones ilusorias, donde mi auto expresión no existe, sino sólo la idea de la depresión con la que percibo todo en mi vida y en el mundo, no viendo la realidad ni las soluciones a todo lo que he creado.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido participar en la depresión por no querer tomar auto responsabilidad por todo cuanto existe.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido participar en las emociones y crear la idea de que estoy deprimida, sin ver cómo creé esas emociones y pensamientos.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma no darme la oportunidad de ver que la depresión es un estado mental ilusorio y no es real sino auto creado, con pensamientos de que nada es gracioso, todo es gris, y tomar cada punto en mi contra para alimentar la idea de la depresión, puntos de juzgarme y juzgar a los demás, compararme, verme como inferior, ver que mis pensamientos continúan, ver que no tengo trabajo, que no he acabado los estudios, que no tengo cosas propias, porque todo esto es con el ego que quiero ponerme por encima de la vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma tensionar mi garganta por no querer que me escuchen a mi alrededor haciendo auto perdón.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma participar en la depresión cuando veo que las personas están participando en la mente y que están jorobadas, enfermas, ansiosas, preocupadas y que no tienen dinero, porque estoy reflejando mi mente y creyendo que no hay salida y participando en la depresión, en vez de ver las soluciones y vivirlas.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido al ver a gente con dinero, con sonrisas, con compañía y percibiendo que son felices, participar en la depresión por verme a mi misma como inferior a ellos, sin ver que me estoy comparando y que estoy queriendo alimentar un sistema de la mente donde me he definido como deprimida, y no me he parado por la vida donde me apoyo como la vida y apoyo lo físico en una realidad física donde la mente es la ilusión, donde he participado y ahora veo que he creado esta personalidad de depresiva y triste, que me controla y permito que me dirija, por haberme separado de mi cuerpo, de mi vida, de mi misma del respiro.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma separarme de la paciencia y querer que todo cambie en un solo momento, en el momento “ya”, sin tener en cuenta la realidad física donde me tengo que mover de acuerdo a la realidad y caminar cada paso para vivir el cambio y no la ilusión del cambio, donde por un momento percibo que he cambiado, pero ha sido solo una idea y percepción porque al siguiente momento me encuentro en otro estado energético, con lo cual, sigo siendo mental.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma separarme de la disciplina y pretender que todo se mueva a sí mismo, que las cosas me lleguen por arte de magia, que el destino me depare lo mejor, y que mi vida tenga un camino prefijado, sin ver que estas ideas las he tomado al ver películas y televisión, y creer que la vida siempre le depara a uno lo mejor, sin ver que si yo no me muevo como la disciplina, no voy a poder pararme en cada respiro, porque la mente anda continuamente, así que la disciplina tiene que vivirse en realidad.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido separarme de la constancia, por haberme elegido el entretenimiento antes que ser constante en mi proceso de vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido no seguir mi compromiso de caminar el proceso diario de escribir, por justificarme diciendo que tengo muchas cosas que hacer y estudiar, dejando de lado mi proceso de escribir, que es fundamental como compromiso conmigo misma para desarrollar la constancia, disciplina y paciencia que quiero vivir.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma sentir culpa conmigo misma por no tener paciencia conmigo misma como con mi mente, por no ser constante en caminar el proceso de pararme como una e igual a la vida, deteniendo la mente.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma juzgarme por haber participado en la mente durante toda mi vida, y creer que lo único que me queda es la depresión, por creer que no queda nada más de mí ya que he gastado mi vida en participar en la mente y ahora al ver las consecuencias en vez de pararme por lo mejor para mí, me deprimo, y me suprimo.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido la depresión como un estado normal por la situación mundial, e individual, sin ver que la solución está en cada respiro donde retomo mi poder para dirigir mi vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma participar en la depresión por haber querido desarrollar ciertos puntos y haber estado poniéndoles atención energética hasta el punto de no vivir esos puntos como yo misma sino esperar que se desarrollaran como una experiencia para mí, y al ver que no funcionó, y que cayeron porque los estaba creando con energía, caí yo y lo tomé como personal, y caí con el punto que estaba desarrollando, por haberme separado de la paciencia, de la constancia, de la disciplina y del proceso.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma querer forzarme a reír, a sonreír, a alegrarme, y a llenar una idea de quién tengo que ser y cómo tengo que ser, la cual no es real, y al caer esa idea que quiero llenar, me deprimo, al no ver que he estado queriendo satisfacer una personalidad que he observado y que he creado en mi mente a través de pensamientos y percepciones de qué significa ser feliz, alegre y contento, sin tenerme en cuenta a mí como a toda la vida, sin disfrutar realmente y sin permitirme auto expresarme.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma juzgarme por no sonreír, por no reír, por no moverme de cierto modo que percibo como alegre, donde los movimientos del cuerpo son rápidos, las manos se mueven, los ojos también sonríen, y todos los demás lo observan a uno y piensan que uno es especial y alegre.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido querer reír y sonreír para que los demás piensen que soy alegre, contenta, divertida, especial y feliz.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma sentir depresión, desgana, tristeza, amargura al vivir con madre, por haberlo ligado a la idea de que me limita y que no me permite expresarme participando en desteni, sin ver que yo misma me creé esa limitación y soy yo quien debo dirigir mi vida de tal manera que no dependa de nadie.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido depender de lo que las personas digan que tengo que hacer.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido participar en el llanto a partir de las emociones, porque estoy participando en la lástima hacia mi misma, y creando más capas de limitación.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido meter la pata una y otra vez y no aprender de los errores, en cambio ir al estado de la depresión y justificar el no cambiar con –la depresión.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma hacerme ideas del proceso en vez de vivirlo, y así hacer mi proceso difícil.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma participar en pensamientos de tristeza para alimentar el estado de la depresión por no querer cambiar.


Me comprometo a mi misma a cambiar por lo mejor para todos.

Me comprometo a mi misma a detener toda emoción, en forma de depresión, tristeza, o amargura, porque me doy cuenta de que no son reales.

Me comprometo a mi misma a vivir la disciplina, la paciencia y la constancia.

miércoles, 23 de mayo de 2012

Día 21. Comparación y separación con los demás

Poniéndome emocional con ver fotos de personas que conozco pero con quienes ya no tengo contacto.
Ver qué hacen, pensar que me dan celos, y sentir emociones.

Pensar que esas personas están bien que se les ve bien compararme con ellas y sentir celos.
Imaginar sus vidas cómodas, con dinero, trabajo y amigos, y pensar en mi vida viéndola como vacía, insegura, desequilibrada, llena de miedos y temores por el futuro, por el pasado, por el momento actual, por no tener amigos y no tener trabajo.

Pensamientos como: pierdo los amigos. No he creado relaciones de apoyo que perduren. Todas las que he tenido han terminado y ya no hay más comunicación con esas personas.

Considerando a los demás como alegres y contentos, y viéndome a mi como triste.
Pensando que las personas se han apoyado en su vida y no han caido en la mente tanto como yo… como si pensara que durante el proceso he estado perdiendo amistades y que he caido en tristezas del pasado, porque durante mi vida me ha pasado bastante esto de perder amistades y de estar “sola”.

A veces pienso si todos se pensarán de mí lo que pienso yo de mí, que es muy abusivo, porque me veo como alejada de los demás, separada, ignorada, rechazada pero como si yo hubiera creado todo eso y que hiciera que me vean así.

Así, he visto a los demás como personas positivas y a mí como negativa.

Pensando que todos se conocen y son amigos y se apoyan los unos a los otros mientras que lo que he sentido durante gran parte de mi vida ha sido falta de apoyo de “amigos” por no tenerlos, por no comunicarme con las personas, y mucho miedo últimamente, porque antes era vergüenza, pero ahora es miedo que experimento por no tener contactos y conocidos a quienes pueda acercarme y crear un colectivo, es decir eso siempre puedo hacerlo, pero al no tenerlo hecho y ya con 23 años tengo pensamientos de: no vo ya tener trabajo fácil y que me guste.

De ahí salen culpas hacia mí y hacia los demás, por verme donde estoy, como si sintiera que estoy en una pared sin salida, lo cual es una ilusión.
Culpando el pasado y lo que he hecho, haber estado en muchas relaciones que no dirigí para lo mejor para mí y todos, sino sin ni saber lo que hacía, no tener en cuenta mi propia vida.
Preocupada en la mente y pensamientos.
Pensando que desconfío de la gente por lo que he vivido. Situaciones en la infancia donde me alejé de las personas.

Y es esto, de nuevo, miedo a no tener dinero. Porque pienso que entonces no me apoyarán, no participaré en proyectos y cosas ni me situaré en un trabajo que me guste donde gane bien, por no conocer a la gente apropiada.


Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido ser deshonesta conmigo misma al participar en Chat mental, y creerlo como real, en vez de observarlo y entender que son puntos que tengo que corregir.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma limitarme y tener Chat mental de personas con las que solía salir y ya no, por miedo de perderlas y perder la sensación de pensar en otros que me da la creencia de que estoy viva, sin ver que al pensar estoy separándome de la vida y realidad, porque estoy participando en un mundo irreal e ilusorio en vez de tomar contacto directo con lo físico y real.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido ser deshonesta conmigo misma y pensar en otras personas y en el proceso de otras personas, en vez de centrarme en mi propio proceso.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido pensar en que los demás son superiores a mí, y que yo soy inferior, por creer q tiene que existir la superioridad y la inferioridad para completar la polaridad, por no querer dejar de vivir en polaridad.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma ver las fotos de los demás con el punto de partida de querer compararme con los demás y verme en una posición inferior.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido creer que yo tengo que ser la polaridad negativa para que la polaridad positiva exista, porque me estoy limitando y estoy creando el mundo tal como es actualmente.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma querer ponerme emocional para alimentar mi mente, al ver fotos de los demás y compararme con ellos.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma por haber aceptado y permitido querer juzgarme por no querer aceptarme como la vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido ponerme emocional al ver fotos de la gente, por ya no tener contacto con ellos y ver que tienen muchos amigos y querer sentirme inferior por yo no tener amigos.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido no querer apoyarme en conocer gente y comunicarme con las personas física y realmente por no querer apoyarme para tener una vida de apoyo.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido compararme con las personas y verlas como alegres, contentas, sonrientes, felices, cariñosas, agradables, graciosas, expresivas, amistosas y verme a mi misma como todas las polaridades contrarias, triste, amargada, enojada, rabiosa, apática, introvertida, tímida, silenciosa, callada, odiosa, mala y depresiva.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido querer vivir adjetivos que veo como buenos y características que quiero que me definan como yo percibo a otros que son, por querer ser esto que creo que es lo que uno tiene que ser para estar bien, sin ver que estoy queriendo vivir esto a partir de una polaridad y que así no puedo ver quien realmente soy y nacer como la vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido crear la comparación.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido ser la comparación.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido sentir tristeza por no tener contacto con las personas con quien estuve relacionada en el pasado, sin ver de qué manera creé relaciones que no son lo mejor para la vida y que terminaron porque no fueron dirigidas, y no tuve en cuenta mi vida como totalidad.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma tener miedo de que las personas que me han conocido a lo largo de mi vida tengas un recuerdo de mí de que soy una persona triste, amargada, depresiva, silenciosa, callada, tímida, introvertida, rara y rechazada, por yo estar creyendo que esto realmente me define y creer que si no vivo esto que creo que soy, no voy a vivir, por haberme identificado con mi mente. No viendo que no soy mi mente ni las definiciones que tengo de mí ni que creo que tienen de mí, que son un reflejo de lo que creo yo de mí.

Me comprometo a mi misma a detener todo tipo de juicios hacia mí de querer definir cómo soy y detener todo tipo de cadenas como definiciones.

Me comprometo a mi misma a detener la alimentación a la mente con energía, al detener la creencia de que soy la negatividad y que tengo que vivir la negatividad para que el positivismo pueda existir.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma tener miedo de no tener dinero ni trabajo seguro, fijo y agradable por no tener contactos ni amigos, por pensar que no podré participar en proyectos, ni equipos de trabajo ni seré reconocida, sin ver que esto es un miedo de mi mente y no me permite participar en la realidad y dirigirme a mi misma.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma juzgarme por creer que no me he apoyado durante mi proceso y compararme con los demás pensando que ellos sí, y tener miedo de que sea así, cuando ese miedo es en realidad el ego que tiene miedo de ser lastimado.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido definirme como sola y solitaria, y creer que todos se conocen y se hacen amigos mientras que yo me quedo de lado, y crearlo así para alimentar la decisión que tomé de definirme como sola, por creer que si esa definición la pierdo, no podré validar mi mente y mis decisiones, sin ver que han sido tomadas sin tener en cuenta la vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma ver las fotos de los demás con el punto de partida de querer compararme con los demás y verme en una posición inferior.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido creer que yo tengo que ser la polaridad negativa para que la polaridad positiva exista, porque me estoy limitando y estoy creando el mundo tal como es actualmente.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma querer ponerme emocional para alimentar mi mente, al ver fotos de los demás y compararme con ellos.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma por haber aceptado y permitido querer juzgarme por no querer aceptarme como la vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido ponerme emocional al ver fotos de la gente, por ya no tener contacto con ellos y ver que tienen muchos amigos y querer sentirme inferior por yo no tener amigos.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido no querer apoyarme en conocer gente y comunicarme con las personas física y realmente por no querer apoyarme para tener una vida de apoyo.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido compararme con las personas y verlas como alegres, contentas, sonrientes, felices, cariñosas, agradables, graciosas, expresivas, amistosas y verme a mi misma como todas las polaridades contrarias, triste, amargada, enojada, rabiosa, apática, introvertida, tímida, silenciosa, callada, odiosa, mala y depresiva.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido querer vivir adjetivos que veo como buenos y características que quiero que me definan como yo percibo a otros que son, por querer ser esto que creo que es lo que uno tiene que ser para estar bien, sin ver que estoy queriendo vivir esto a partir de una polaridad y que así no puedo ver quien realmente soy y nacer como la vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido crear la comparación.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido ser la comparación.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido sentir tristeza por no tener contacto con las personas con quien estuve relacionada en el pasado, sin ver de qué manera creé relaciones que no son lo mejor para la vida y que terminaron porque no fueron dirigidas, y no tuve en cuenta mi vida como totalidad.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma tener miedo de que las personas que me han conocido a lo largo de mi vida tengas un recuerdo de mí de que soy una persona triste, amargada, depresiva, silenciosa, callada, tímida, introvertida, rara y rechazada, por yo estar creyendo que esto realmente me define y creer que si no vivo esto que creo que soy, no voy a vivir, por haberme identificado con mi mente. No viendo que no soy mi mente ni las definiciones que tengo de mí ni que creo que tienen de mí, que son un reflejo de lo que creo yo de mí.

Me comprometo a mi misma a detener todo tipo de juicios hacia mí de querer definir cómo soy y detener todo tipo de cadenas como definiciones.

Me comprometo a mi misma a detener la alimentación a la mente con energía, al detener la creencia de que soy la negatividad y que tengo que vivir la negatividad para que el positivismo pueda existir.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma tener miedo de no tener dinero ni trabajo seguro, fijo y agradable por no tener contactos ni amigos, por pensar que no podré participar en proyectos, ni equipos de trabajo ni seré reconocida, sin ver que esto es un miedo de mi mente y no me permite participar en la realidad y dirigirme a mi misma.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma juzgarme por creer que no me he apoyado durante mi proceso y compararme con los demás pensando que ellos sí, y tener miedo de que sea así, cuando ese miedo es en realidad el ego que tiene miedo de ser lastimado.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido definirme como sola y solitaria, y creer que todos se conocen y se hacen amigos mientras que yo me quedo de lado, y crearlo así para alimentar la decisión que tomé de definirme como sola, por creer que si esa definición la pierdo, no podré validar mi mente y mis decisiones, sin ver que han sido tomadas sin tener en cuenta la vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido crear culpa hacia los demás por ver dónde estoy actualmente sintiendo que estoy en una pared sin salida, sin ver que esto es una ilusión. 

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido culpar el pasado por como lo he hecho, sin revisarlo para no repetirlo.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido desconfiar de las personas por creer que me han hecho daño y me lo harán, sin ver que yo soy la única auto responsable por mi misma.


Me comprometo a mi misma a apoyarme conociendo gente con quien podamos crear lo mejor para todos.

Me comprometo a mi misma a centrarme en mi proceso y corregirme a mi misma.

Me comprometo a mi misma a vivir siendo la alegría, la auto expresión, el auto cariño, el auto apoyo y a apoyar en crear un mundo donde todos podamos vivir lo mejor para todos.

Me comprometo a mi misma a detener todo juicio hacia mí porque me doy cuenta de que me separan de la vida.

Me comprometo a mi misma a detener toda culpa hacia los demás o hacia mí misma.

Me comprometo a mi misma a tomar auto responsabilidad por mí misma.

lunes, 14 de mayo de 2012

Día 20. Resistencia a desteni de personas a mi alrededor

Anoche hubo un evento muy fuerte donde con quien vivo me dijo que parara de ver desteni, con todo tipo de chantajes emocionales y manipulación, hablando desconsideradamente a una hora donde no era momento de hablar sino dormir. Hasta qué punto puede llegar la resistencia a la igualdad? Desde que empecé mi proceso la resistencia ha venido por parte de este ser, y justo es quien me sostiene monetariamente.
Me mantuve en silencio porque ya opté por simplemente no responder porque cada vez que lo hacía, reaccionaba más la persona. Pero siguió hablando hasta decir manipulaciones muy absurdas, y respondí porque estaba sintiendo angustia en mi estómago muy grande.

Sentía que mis músculos se movían solos como pequeñas convulsiones o músculos sobresaltados, no me podía dormir a pesar de que respiraba, y ella volvió a empezar a hablar.

Me dio miedo incluso tanto que pensé que ella iba a perder su control y que me iba a hacer daño, a pegar, a lastimar, porque cuando hablaba no hacía más que reaccionar, todo lo que hablaba era desde su miedo, sus ideas, y cuando yo le decía que silencio que estaba tratando de dormir hablaba más fuerte y decía más incoherencias.
Los pensamientos eran de miedo, miedo de que realmente reaccionara hasta el punto de hacer daño físico.

Entonces traté de decirle cosas de que no se preocupe más que disfrute la vida que apoye un cambio que yo estoy en mi libre derecho de investigarme a mi misma y al mundo que por qué no apoya un grupo que solo quiere cosas buenas, y me dijo que esta aburrida de desteni de que yo este viendo desteni y que me mantengan mientras “pierdo el tiempo así”.
Decía cosas sin saber porque yo no veo desteni todo el día, le dedico un tiempo, el proceso es algo continuo, y al principio sobretodo fue difícil, mientras organizaba mi tiempo, pero ahora estoy más organizada y con ganas de participar en el mundo en lo que tengo que hacer y con desteni.

Los que rechazan desteni creen que tiene la razón sin si quiera comprobar lo que dicen. Si ella o la gente que no quiera oírlos no lo hace por sus miedos, eso demuestra que están controlados, que no pueden escuchar mas allá de sus propias creencias y pre-programación, si algo se sale de eso, como desteni, que quiere cambiar el sistema y dice que cada uno es responsable por todo cuanto existe y que uno se tiene que hacer responsable por su propia mente, ya les parece el desastre universal.
Por qué?
Porque vivimos en un mundo de un equilibrio basado en el terror, donde todos están con armas apuntando a todos lados por si acaso, esperando a dispararlas. Es abominable.

En el mundo se siguen permitiendo día a día muertes de hambre, violaciones, dolor, tortura, abuso, y cuál es el deber que tenemos todos los humanos? Cambiar eso y no aceptarlo ni permitirlo, es sentido común que aunque suene como algo básico y fácil de entender y de saber, no lo llegué a deducir por mi misma porque estaba cegada en ciclos de mi mente, adicciones, pensamientos, deseos, y jamás me ocupé de la realidad. Siempre pensando que las personas que no tienen nada, ellas sabrán lo que hacen, allá todos ellos, es su vida. Sin ver que alguien sin dinero ni posibilidades no puede hacer nada.

No me ocupé antes de ver por qué ocurre en el mundo todo esto, de ver cómo yo lo estoy permitiendo, preferí seguir de fiesta en fiesta los fines de semana, haciendo cosas sin ningún tipo de consideración por la vida ni con los seres que están ahora mismo bajo sufrimiento, no viendo que momento a momento tengo que tomar la responsabilidad conmigo misma que he cedido a los sistemas de la mente, por querer satisfacer mis deseos, querer validar mis pensamientos, ideas, creencias.

Una vida tengo para apoyar un sistema de igualdad y eso es lo que hago al participar en el grupo desteni, que nada más y nada menos que es el grupo ‘Humanidad’, como humanidad tenemos la responsabilidad todos los miembros de este grupo de apoyar un sistema donde nadie muera de hambre, donde se eduque a la gente y donde todos nos reeduquemos para solucionar la mente que tenemos todos por igual una mente que es capaz de llevar a las personas a cometer los más abominables actos de abuso, contra uno mismo y contra los demás.

Porque eso mismo que tenemos dentro es lo que nos ha llevado a crear el mundo: todos los secretos escondidos de la mente, las relaciones, toda la psique y toca entrenarse para entender cómo nos creamos y programamos simplemente mirando esta vida, y cómo funciona el mundo, y cambiar! Cada uno!

Si no nos reeducamos, si seguimos negando la realidad, tapándonos los ojos, sin querer ver una solución ante nuestras propias reacciones, los miedos que no nos permiten ser una voz por el cambio, los miedos que limitan al ver una solución por verle peros, porque se salga de lo común y usual, de lo que ha existido siempre como el miedo que siempre ha existido, si no queremos tomar la solución que se nos presenta por querer mantener un ego que hemos permitido que nos controle y un interés propio, jamás va a cambiar la humanidad.

Por medio de la política tiene que ser el cambio al dinero igualitario y quién sabe cuánto lleve eso de tiempo pero hay gente MUY dispuesta a constantemente pararse por la vida en igualdad, en un acuerdo de que cada uno tome responsabilidad por la mente de uno, y participe en un grupo, y eso va a ser lo mejor para uno y lo mejor para todos.

Por qué no hemos tomado responsabilidad por el mundo, donde podamos vivir a gusto y explorando nuestras capacidades? somos en esencia los que tenemos que cuidar de los menos privilegiados como plantas y animales, y en cambio estamos destruyendo el mundo y todo cuanto hay en él, aceptando el sistema actual sin revisar qué nos impide apoyar la vida, porque la naturaleza es lo que nos sostiene y nos hace posible que podamos estar aquí.

No tengo ninguna adoración por Bernard Poolman ni a desteni. Eso lo dice gente que no es capaz de mirarse a sí misma porque están horrorizados y no ven ni siquiera su propia mente como sus adoraciones a famosos, a músicos, a dioses, a actores/actrices, etc.

La adoración no apoya a la vida por igual y es una de las tantas causas que han creado separación en el mundo al vanagloriar a unos pocos!!!! Qué poco sentido común tenemos los humanos.

Exponer nuestra propia mente y ser un ejemplo de pararnos por la vida es lo que hace desteni, al exponer cómo funciona la mente, cómo se creó el hombre desde principios de la tierra, si la gente ocupase tan solo 20 minutos al día a investigarlo se daría cuenta de que quieren apoyar y exponer lo que hemos creado todos para parar el abuso definitivamente.

Quienes exponen sus vidas por Internet están dispuestos a ser un ejemplo para quienes estén dispuestos por ellos mismos a caminar su propio proceso de no suprimirse a sí mismos. Es exponerse mostrando cómo la mente en realidad nos controla con los pensamientos, emociones, sentimientos, etc, y cómo ninguna teoría en el mundo ha podido crear un verdadero cambio porque todas han surgido del mismo sistema de supervivencia, es tan sencillo como que cada uno revise su mente y vea el mundo, si a alguien eso le parece de locos debería tener las consecuencias de lo que está permitiendo para que pueda ver que algo definitivamente como que no anda nada bien.

Si la gente en realidad se preocupase por la vida apoyarían el cambio, en vez de asustarse porque alguien en un video diga: “Apoyo un mundo donde sea posible un sistema de dinero igualitario donde la vida sea considerada”.

Me perdonó a mí misma por haber aceptado y permitido tensionar mi cuerpo por miedo de las palabras de las personas que no apoyan que yo camine mi proceso a la vida.

Me perdono a mí misma por haber aceptado y permitido participar en la mente sin considerar mi cuerpo y crear tensión y dolor en él.

Me perdonó a mí misma hora haber aceptado y permitido tener miedo de trabajar para sostenerme a mi misma sin que nadie me sostenga monetariamente, sin ver que es algo que tengo que hacer para poder apoyarme en este sistema.

Me perdono a mí misma por haber aceptado y permitido tener miedo de irme de un lugar seguro como el hogar donde vivo, para buscar trabajo y dinero.

Me perdono mi misma por haber aceptado y permitido haber creado un mundo donde toque sufrir para vivir porque no haya dinero repartido por igual.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido crear la manipulación para tener el control sobre los demás queriendo tener el control yo misma, sin ver que el control es una ilusión y que al querer manipular me estoy manipulando a mi misma y estoy permitiendo una manipulación en el mundo basada en miedo y en interés propio por no querer hacer lo que sea lo mejor para todos.

Me perdono a mí misma por haber aceptado y permitido sentir ansiedad y angustia en el estómago al oír las palabras: mira a ver tú que vas a hacer con tu vida. Trabaja. Consigue dinero. Mantente a ti misma.

Me perdono a mí misma por haber aceptado y permitido tomar decisiones partiendo del miedo, de la angustia y de la ansiedad.

Me perdono a mí misma por haber aceptado y permitido tener pensamientos de querer defenderme de los demás por creer que me van a lastimar, pegar, dañar, golpear, matar y creer que tengo que actuar yo primero con armas de defensa propia sin creer que estoy viviendo en un constante pánico y que defenderme de los demás no es vida y que tener miedo de lo que me hagan otros no es vida.

Me perdono a mí misma por haber aceptado y permitido moverme sin dirigir mi cuerpo y querer dar miedo con mi cuerpo por creer que tengo que tengo que parecer fuerte, violenta, atrevida y agresiva para sobrevivir, sin ver que así imparto el miedo que crea el mundo actual.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido justificar las reacciones si estoy sintiendo incomodidad física, y creer que es lo que tengo que hacer.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de mis reacciones por no saber cómo van a salir, en vez de respriar y estar aquí y vivir la auto confianza.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido reaccionar con miedo de que las personas me quieran hacer daño cuando me hablan y se me acercan mucho.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de las personas que reaccionan por miedo de que me haan daño y me lastimen físicamente.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido verme a mi misma como una víctima del sistema de la mente de los demás, por creer que me van a hacer daño físico.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido pensar en hacer daño físico como defensa, sin ver que proviene del miedo y que al pensarlo estoy aceptando que exista en mí y en el mundo.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido haber creado un sistema de equilibrio basado en el terror de que un contrincante ataque y lance sus armas, donde todos están armados y tienen sus armas apuntando a todos lados.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido haber creado un mundo donde uno crea que se tiene que defender de los demás, porque nadie confíe en  nadie, porque hay un sistema de desigualdad y miedo.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido reaccionar ante los que reaccionan ante desteni y que rechazan desteni, por tomarlo como personal y no ser efectiva en mi auto perdón de detener reacciones, emociones y sentimientos.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido no querer escuchar más allá de mi preprogramación.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido reaccionar con miedo en el pecho cuando las personas se me acercan mucho.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de la muerte.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de que me maten.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de que me claven un cuchillo, en vez de ver que es un miedo mental y que tengo que estar atenta respiro a respiro y detener las emociones, como el miedo, para que al estar atenta pueda ver más allá de la simples imágenes.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de los demonios de la mente.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido permitir que existan las muertes por hambre, las violaciones, el dolor, la tortura, el abuso, etc, por no querer verlo ni ver qué tengo que hacer para detener esto, porque sólo lo he suprimido para vivir en mis vicios, ciclos, pensamientos y deseos de satisfacer mi mente, sin ver que estaba suprimiendo la realidad como a mi misma.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido pensar que las personas que no tienen dinero son responsables por no tenerlo y que ellos verán qué hacen, allá ellos, sin ponerme en el zapato de otros y ver cómo se creó un mundo así donde se acepte que haya personas que no tienen dinero, viendo que soy responsable por todo y cuanto existe.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido haber elegido estar de fiesta en fiesta sin ningún tipo de consideración por la vida ni con los seres que están bajo sufrimiento por causa y efecto de un sistema podrido.

Me comprometo a mi misma a investigar cómo se creó este sistema y a tomar auto responsabilidad, porque me doy cuenta de que he cedido mi poder a los sistemas de la mente y he suprimido la realidad.

Me comprometo a mi misma a detener el abuso empezando por mi mente y a tomar responsabilidad por cada pensamiento que haya alguna vez tenido para dirigir mi mente y ser una e igual a mi mente.

sábado, 12 de mayo de 2012

Día 19. Miedos y terrores que paralizan

Desde que ví de pequeña la película  “el aro”, the ring, la de estados unidos, y la japonesa, tengo a veces la sensación de que tengo la niña del aro cerca de mí, o que se me va a aparecer y me va a asustar, como hacía siempre en la película.
Al haber visto esta película, me asusté tanto, que no podía dormir tranquila, cuando veía la televisión y estaba apagada, me asustaba extremadamente, pensaba realmente que la niña saldría por ahí. Este miedo ha sido tan resistente a los años q incluso ahora teniendo 23 años sigo con ese miedo. No es siempre desde luego. Pero volvió a “salir” ahora que estoy pintando un cuadro de una niña con rasgos asiáticos, y tiene el reflejo en la mesa, y le pinté los ojos al revés porq aún no lo he terminado, y me ha venido de nuevo ese miedo a la mente.
Es cuando estoy en la oscuridad en mi casa, sola, o incluso en una habitación sola.
De pensar q alguien va a venir de repente a darme un susto despiadado.
Ahora mismo mientras escribo de esto, estoy sola en mi casa, además sin música ni nada, y es auto sabotaje, porque pienso que lo peor que podría pasar es que mi mente manifieste el miedo. Que lo he pensado, como: qué pasaría si mi mente de repente saca ese miedo y me asusta de un brinco con una imagen o una idea o una visión inesperada, inventada.
Porque es la sensación que me da que me va a pasar, la energía llega a tal fricción que siento que fuera a pasarme y me asusto sin que pase nada.
Lo que pensé ahora fue que podría una niña de mi imaginación tocarme el hombro fuerte y mirarme y gritarme o asustarme.

También he llegado a pensar que me podría volver esquizofrénica por este miedo.

Este miedo es abuso.
Es abuso, es irreal, es ilusorio. Es auto sabotaje.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido ser sumisa a mi mente y mantenerme esclavizada a mi propia mente por miedo de tener visiones, por miedo de manifestar mis miedos, por creer que mi mente va a manifestar las imágenes que me dan miedo, y por creer que si me mantengo participando en la mente y suprimiendo el miedo y suprimiéndome como vida, voy a poder sobrevivir, sin ver que este miedo no es real, que la mente no es real y que soy la vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de imágenes que he visto en películas, sin ver que son irreales, maquilladas y montadas así para causar cierta experiencia en el espectador.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido ser esclava del miedo, por no querer pararme por la vida por creer que si lo hago, el miedo me va a detener y por creer que me llevaré un susto de muerte.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de asustarme, sobresaltarme e impresionarme de repente por miedo de morir por paralizarme, por asustarme excesivamente que causar un ataque al corazón, y por creer que mis músculos se contraerían hasta el punto de morir por no poder dirigir mi cuerpo por el susto incrustado en mi cuerpo, porque estoy creando experiencias imaginarias hipotéticas sin dirección ya que si estoy atenta respiro a respiro puedo tomar auto responsabilidad momento a momento, y estar aquí como una e igual a mi cuerpo y al momento.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido suprimir el miedo por no querer ver cómo me he creado y no querer verme como lo que he aceptado, y creer que suprimiendo el miedo, puedo seguir viviendo una vida normal, sin ver que todo lo que he creado está aquí para que yo tome auto responsabilidad caminando un proceso mediante el auto perdón y escribir, tomando punto por punto.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido haber creado el miedo a las películas de suspenso y de terror por no ver que son sólo películas, inventadas, y no son reales, y que la emoción del miedo la he creado por participar en pensamientos que básicamente son miedo a la muerte, y a pensar que algo o alguien me haría daño.


Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido ser adicta al miedo y a la emoción del miedo.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido no querer ver que el miedo existe en la mente solo, por el principal miedo de la mente de morir.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido creer que soy hipocondríaca, y que tengo un corazón que pude morir de un ataque, y creer que si algo me sobresalta, podría morir, sin ver que es un miedo de la mente donde me estoy limitando y poniéndome definiciones y creyendo pensamientos e ideas.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de la película: el aro, y auto manipularme para seguir existiendo en el miedo como una posesión instantánea de energía donde me vuelvo paranoica y temerosa, con imágenes de susto y con experiencias que he definido como negativas, al pensar en una imagen de una niña muerta saliendo de un televisor y de un bosque, para asustarme sin ver lo imposible que es eso y cómo me estoy permitiendo desconcentrarme de la realidad por querer mantenerme preocupada con energías mentales.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de la televisión apagada por creer que tiene vida propia sin ver que no es así.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de los muertos.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de la oscuridad.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo del agua.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de los niños.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo del silencio.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de la soledad.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de mi mente.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de la mente de los demás.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de mi imaginación.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de volverme esquizofrénica.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de la palabra esquizofrénica.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido crear una situación de paráisis del movimiento físico por aceptar la emoción del miedo. 

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido crearme dolores físicos por estar participando en el miedo, porque no me he dado cuenta de que el miedo es algo mental que no es real y que me desconcentra de la realdiad, de lo físico, de mi propio cuerpo, al ponerme en un estado de alerta y pánico, terror y susto, paranoia y defensa, victimización y pavor.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de que algo o alguien me toque de repente, me asuste o me quiera asustar, sin ver que son ideas e imaginaciones de la mente.
Me comprometo a mi misma a detener todo miedo mental, ya que no apoya la vida, y a exponer los miedos y caminar el proceso de desintoxicarme del miedo.

ShareThis