domingo, 29 de abril de 2012

Dia 12. IRA

Estoy experimentando ira, una ira enorme.
Redefinimos en desteni ira:
“Una intensidad que viene con la realización de lo que hemos aceptado y permitido en nosotros mismos, y lo que otros han permitido y aceptado acerca de nosotros – la ira es el crecimiento de la bestia de vida dentro, que rompe, rasguña y tritura aparte aquello que ha estado encarcelando la vida – la rabia es la intensidad con la que uno camina dentro de uno mismo como absoluto que lo lleva a uno a mantener triturando, lagrimeando y rasguñando a través de la mente escribiendo, auto perdonándose y auto corrigiéndose para parar la mente que ha aprisionado la vida como nosotros, y nos hacemos volver a nacer en y como lo físico.
La ira no es una emoción – es una realización de: Yo no puedo permitir ni aceptar más mierda hasta que este proceso esté hecho”.

Experimento ira. Por haberme aceptado y permitido llorar por recordar lo que he hecho en el pasado y ligarlo a emociones y sentimientos.
Por estar saboteando mis relaciones actuales por haber sido deshonesta en el pasado y por no estar tomando responsabilidad ahora.
Porque me duela el cuerpo como consecuencia de no haber sido auto responsable.
Ayer estaba con mi pareja, y después de leer el auto perdón de las relaciones fallidas junto con él:

(la traducción se puede encontrar en el foro de desteni).
Fui a lavar los platos.
En realidad cuando lo leímos estuvimos un poco al principio desatentos, yo lo sentía a él desatento y como si le aburriera leerlos en voz alta, cuando yo lo leía pensaba: tengo más claridad en mi voz que él porque pronuncio todas las letras y alto y duro por tanto va a resonar más. También quería leerlo así para q los vecinos lo oyeran y les apoyara…
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido crear un punto de ego – competencia con mi pareja y pensar que leo mejor que él el auto perdón.

Otros pensamientos secretos fueron: él va a aburrirse de esto, de estar haciendo auto perdón, de una relación así como tan diferente de las “normales”, y va a querer irse o evadir hacer auto perdón.
Qué hay ahí? Miedo a que se vaya y aburra. Pero de qué modo participo yo en estos pensamientos? Es auto sabotaje?
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de que mi pareja se aburra y se vaya, porque piense que el auto perdón es aburridor, largo y repetitivo, por yo misma estar teniendo ese Chat mental y reflejarlo en miedo a que mi pareja se vaya por eso, porque yo estoy teniendo esos pensamientos, sin ver que el auto perdón es la llave para nacer como la vida y entender lo que he creado y corregirme.
 
Mis pensamientos en ese momento: plan B. Si se aburre y se va, tendría q buscar a alguien más, alguien de desteni.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener un plan b y una puerta trasera por si mi pareja se aburre y se va, pensando que si eso ocurre buscaría a alguien de desteni como una posible pareja, sin darme cuenta de que estoy aceptando en mí la posibilidad a caer y fallar en la relación, por estar permitiendo tener puertas traseras y posibilidades “por si acaso”, plan b, que no tienen en cuenta mi relación con mi pareja, sino el ego que surge del miedo de estar sola.
Han sido tantos los abusos de mí misma y la separación de la auto confianza que quiero hacer auto perdón de todo punto en específico.
A partir de escribir lo del plan B, exponer esos secretos, esos miedos y esos pensamientos, me veo en una posición de “fragilidad” o vulnerabilidad, y a su vez de amenaza y manipulación, porque pienso: si mi pareja lee esto, va a tener miedos y voy a estar manipulándolo, con el auto perdón.
Me surge asco de este pensamiento,  porque siento asco de pensar que querría manipularle y amenazarle, con algo tan ‘íntimo’ como el auto perdón.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido creer que quiero manipular y amenazar a mi pareja con el auto perdón y con mis palabras, en vez de ver que es una creencia de viene del pensamiento de que al ponerme en una situación donde esté yo abierta, puedo ser lastimada, y creer que tengo que pensar en un plan b como la manipulación para poder tener lo que quiero y no perderlo.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido usar el auto perdón como herramienta de amenaza y manipulación en vez de realmente auto perdonarme, vivir el auto perdón como yo misma, como lo que sea lo mejor para la vida y no para la mente como ego, que tiene que terminar para que la vida pueda surgir.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido definir la palabra vulnerable con la palabra frágil.

Otro pensamiento que me ha surgido es: si termino con mi pareja y estoy sola, sin pareja, solamente yo, podré ahí si trabajar conmigo misma, estar tranquila, sin celos sin ansias sin miedos de que se vaya y sin angustia, y sin sentir culpa por lo que he hecho.
Cuando en realidad siempre estoy sola, solo que no lo he querido ver. Sola me tengo que parar como una e igual a la vida.
Ese pensamiento viene a partir de la creencia de que con pareja tengo más complicaciones. En mi experiencia de vida, las relaciones que he tenido han sido ante todo un lío. La primera, falló porque hubo infidelidad por mi parte. Empezando por ahí y sin corregir eso, empecé a ver toda la deshonestidad de mi misma sin cambiar sino entrando en nuevas relaciones cada vez más “dañinas”.
Las relaciones han sido un punto para mí de aleanización.
Donde no tuve en cuenta las futuras consecuencias de mis pensamientos, palabras, y participaciones. No me di tiempo para entender qué estaba haciendo y por qué hacía lo que hacía.

También, me ha pasado al estar durante un tiempo sin pareja que he querido estar con pareja, una vez usé la ley de la atracción para atraer  aun chico de mi instituto que me gustaba, pero con el que ni siquiera hablaba, me creé una fantasía total de hablar con él en mi mente y de querer hablarle en la realidad pero no hacerlo.
Cuando terminó el curso, y no lo iba a volver a ver, lo ví con una novia con quien empezó, y empecé a beber alcohol por cantidades, incluso los últimos días llevé alcohol al instituto y estuve cerca de él cuando lo ví con su novia, empecé a sentir emociones, tristezas, rabias, enojos.
Era un enojo muy grande por no haberle hablado y por toda la ilusión que me inventé.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido al estar sin pareja, imaginar relaciones en mi mente y obsesionarme con personas con quienes quiero hablar, sin considerar la realidad física, y ni siquiera hablar con las personas y conocerlas realmente, sino querer vivir mi imaginario acerca de los demás, y de cómo imagino que son.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener la creencia de que estando sin pareja me voy a poder ver a mí misma realmente y poder detener la mente, en vez de ver el apoyo que me puedo dar a mi misma con mi pareja al acelerar mi proceso al ver los patrones que he aceptado viéndome en el acuerdo en auto honestidad.

Después tuve una posesión energética al empezar a llorar hablando de las relaciones pasadas. El llanto empezó al hablar con mi pareja de lo que he hecho en otras relaciones y toda la deshonestidad. Reaccioné al hablar de ello con llanto, poniéndome como víctima por lo que viví, sin ver que entré yo misma ahí es decir soy totalmente responsable.

Estoy experimentando un dolor en la garganta cuando lloro.
Significa que hay emociones.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido llorar por sentir tristeza y emociones al hablar de lo que he hecho en el pasado.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido no tomar auto responsabilidad por lo que he hecho y en cambio volverme adicta a las emociones donde solo existe el llanto, el dolor y la quietud, sin darme cuenta de que eso no es vida.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido no tener en cuenta mi cuerpo cuando lloro.
Cuando y como me vea a mi misma participando en emociones y viendo que está el punto de elegir entre adicción a emociones y vida, paro, respiro y continúo aquí siendo un ejemplo de qué significa pararse como la vida por la vida donde no acepto nada menos de lo que realmente soy, ya que las emociones son creaciones de la mente que no consideran todo como igual.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido llorar y hacer daño a mi cuerpo al llorar desde la mente.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido ser adicta al pasado y a las memorias y ligar las memorias y lo que pasó a tristeza y a llanto.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido no aceptarme a mi misma completamente por lo que he hecho en mi vida, sin ver que lo que realmente soy es la vida.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido sentir enojo a ira conmigo misma por participar en emociones, sin ver que la ira es realmente un impulso de la vida con lo que me paro para no aceptarme caer por ver que lo que he aceptado es inaceptable y tengo que cambiar completamente.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido sentir tristeza por lo que he hecho a mi cuerpo como a mi misma por no haberme tenido en cuenta como la vida.
Me comprometo a mi misma a detener los sistemas de la mente de culpa y tristeza que me mantienen en el pasado reviviéndolo, sin perdonarme y sin poder estar presente como la vida, por tanto me comprometo a revisar mi pasado y todo lo que he creado para corregirme.
Me comprometo a mi misma a pararme por la vida deteniendo la lástima, la culpa y el resentimiento por el pasado y por las memorias.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido sentir tristeza por haber lastimado mi ego y la imagen que tengo de mí de mujer y niña buena, saludable, bonita, calmada, al haber participado en eventos donde veo ahora la realidad de mí, donde he vivido la maldad y la mente secreta, y no he aceptado nunca la vida como yo como lo que realmente soy, por creer que no tengo perdón, en vez de ver que soy el auto perdón.
Me comprometo a detener cualquier imagen que tenga de mí que me defina, porque me doy cuenta de que esa imagen no es lo que soy.
Me comprometo a mi misma a exponer mi mente secreta sin miedo y sin culpa, al ver que a partir de verla por mí puedo cambiar y vivir lo que sí apoye la vida.

sábado, 28 de abril de 2012

Dia 11. Aceptando el sistema


Hoy amanecí con agujetas por el yoga del jueves, la primera clase, un dolor muy intenso en la parte de atrás de las piernas, que al caminar siento unas agujetas muy dolorosas, me hace pensar que si será por el poder que he dado a mi mente y pensamientos.
Tuve chat con mi padre desde Colombia… dice que vaya por mes y medio, a ver familia y amigos y pasear. No voy  hace 5 años, y me vine “dejando allí” una imagen de mí completamente dirigida por la mente, donde no conservo relaciones que no hayan sido influenciadas por emociones, por situaciones donde no me dirigí a mi misma, y que sé que ahora que vaya voy a enfrentar todo aquello que sucedió y a ver las consecuencias, y comprobarme a mí misma si he cambiado o no.

Cuando hablaba con mi padre acerca del viaje, mi madre me decía que busque trabajo para verano, allí o aquí en madrid. No he trabajado en ningunas vacaciones. Y ahora mi sensación es de frustración, y enojo que reflejo en mis padres, porque fui educada viendo disney y creyendo en una vida perfecta, y ahora me enfrento con la realidad que hemos creado donde tenemos que trabajar y donde hay un ambiente de crisis constante, como si la vida tuviera que ser sufrimiento y supervivencia.

Me doy cuenta de que yo misma he participado en crear este sistema actual, y que tengo que cambiarme a mí y entender cómo lo creé para poder cambiarlo como a mí.

También enfrenté un punto de energía de celos y miedo, por el dolor de las piernas, y por creer que en un futuro quedaré incapacitada, y estar pensando en mi pareja creyendo que no le gustaré, que no me querrá, y que querrá conocer otras personas.
Y eso mismo sentí con mi padre, como si yo le hubiera decepcionado por ser irresponsable y no tener dinero propio y cuando hablaba con él estaba teniendo este miedo de que no me apoye monetariamente, de que diga: ahí te quedas tú sola ya no te apoyo más, y pensaba que diría algo así enojado, porque yo estaba un poco silenciosa, porque estaba preocupada en la mente pensando que no quería ir mucho tiempo a Colombia, por inseguridades, y pensando que lo tomaría con molestia y personal y que me diría eso con alguna reacción fuerte de sobresalto.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido culpar a mis padres porque me hayan educado con disney y películas de dibujos animados y de ilusiones y fantasías irreales, y haber creído que ese mundo era posible para mí y haber dejado de lado toda la realidad como la mente insconsciente donde está toda la verdad suprimida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de las reacciones de las personas si yo no estoy aquí presente como el respiro sino preocupada en la mente y estando silenciosa.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido quedarme en silencio preocupada en la mente, en vez de hablar y dirigir mi vida.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de que las personas con las que interactúo no me quieran apoyar más porque piensen que soy inservible física o monetariamente, porque me duela el cuerpo y por no tener dinero, sin darme cuenta de que este miedo es debido al rechazo a mi misma por no tener mi propio dinero y por las consecuencias de lo que he creado como dolor físico y como no tener dinero físico, por no haber estado presente como el respiro, sino por haber estado preocupada en la mente.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido acumular reacciones hasta el punto que después estallo, y permitir estas reacciones de sobresalto, donde no tengo en cuenta mi cuerpo, ni el momento ni el respiro ni a los demás, solamente esta energía de sobresalto y de estallido.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido rechazarme a mi misma por participar en la mente.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido rechazar a los demás porque participen en la mente y creer que son inservibles y creer que tengo que ignorarlos, rechazarlos y dejarlos de lado, en vez de verme a mi misma y ver que yo también tengo una mente la cual tengo que dirigir como yo misma, y que rechazar a los demás porque participen en su mente es un reflejo de lo que me hago a mí por participar en mi mente.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido rechazar mi cuerpo porque con él mi mente ha vivido en este mundo, donde yo no he estado como el principio de vida director, y tener la creencia de que mi cuerpo no sirve ya por haber participado en la mente, y creer que tengo que auto flagelarme, lastimarme y castigarme por participar en la mente y por haberlo hecho siempre, sin ver que en cada respiro puedo comenzar a dirigirme a mi misma y tomar responsabilidad por cada una de las consecuencias de haber participado en la mente sin tener en cuenta mi cuerpo ni la vida ni a nadie.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido valorar a las personas por el dinero que tengan y por sus capacidades físicas.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de ir a Colombia por miedo de ver a las personas del pasado con quienes he vivido situaciones que no he dirigido con auto responsabilidad, y creer que cuando las vea voy a volver a ser auto deshonesta, en vez de ver que puedo asistirme a mi misma al verlas siendo honesta conmigo misma y comprobándome a mi misma si he cambiado o no, y en qué tengo que cambiar y auto perdonarme.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo del recuerdo que tengan de mi las personas del pasado y tener miedo de que me definan según sus mentes, en vez de ver que soy yo quien determino quién soy, qué acepto y qué no, y quien me corrijo soy yo por lo mejor para la vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de ver a las personas del pasado en Colombia que no veo hace mucho tiempo por creer que cuando las vea voy a ver todo aquello que no me gusta de mí y que he querido suprimir, en vez de ver la oportunidad de pasar por eso siendo auto honesta y respirando para no participar en la mente y para auto corregirme y cambiar mi actitud, mi cuerpo, mi programación, para no ser controlada por mi propia mente.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido sentir emociones como tristeza, enojo y fastidio por ver que ya no es como antes que no tenía que trabajar, sino que ahora tendré que trabajar y tomar auto responsabilidad y cuidar de mí y obtener dinero, y ya no puedo estar por ahí de vacaciones sin hacer nada como en el pasado.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido juzgar a mis padres porque me hayan traído a un mundo donde para vivir toque trabajar, en vez de ver que yo misma he aceptado este mundo y no me he parado para cambiarlo y cambiarme.
Me comprometo a mi misma a apoyarme a mi misma sin excusas ni justificaciones para no hacerlo, por ver que tengo que cambiarme a mi misma por lo mejor para todos y cambiar el sistema, empezando por mi y que apoyarme monetariamente es fundamental para poder vivir.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido elegir dormir antes que pararme, escribir y corregirme viendo los patrones y la energía que he creado y cambiado por lo que sea mejor para mí como para la vida.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de que mi padre no me quiera apoyar monetariamente por creer que mi mundo caería, y que estaría sola y desamparada, por no haberme apoyado a mi misma desde un principio.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener resistencias a ir a Colombia a ver a mi familia y conocidos por miedo de enfrentar mi propia mente, y estar planeando ser auto deshonesta y suprimir la verdad y querer actuar con una sonrisa en la cara y con amabilidad en vez de verme a mi misma en autohonestidad y cambiarme a mi misma momento a momento no permitiendo deshonestidad en mi misma.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido poner mi confianza por fuera de mi en los demás y esperar que me muevan los demás.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido poner mi confianza en la energía y en los pensamientos, emociones, reacciones y sentimientos sin ver que he sido programada desde siempre para ser guiada por la mente y no he parado ni para ver qué estoy haciendo.
Me comprometo a mi misma a parar la mente viendo qué estoy haciendo y cómo y dirigiendo mi mente para que esté al servicio de la vida.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido desconfiar de los demás, por en primer lugar haber puesto mi confianza por fuera de mí.
Me comprometo a mi misma a no darme por vencida y a ser la auto confianza y vivir siendo la auto confianza.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido depender de los demás como de mi familia y mis padres por no haber tomado responsabilidad por mi misma desde el principio, y sentir enojo conmigo misma por depender monetariamente de alguien más, y tener miedo de que esas personas no me den más dinero, aceptando así vivir en el miedo y en la esclavitud.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido creer que la única manera de seguir siendo mantenida monetariamente es participando en la mente, en vez de ver que participar en la mente no me apoya como la vida, sino que tengo que estar aquí en cada momento como el respiro haciendo lo que sea mejor para mí y para todos para traer un mundo mejor y apoyándome a mi misma como a todos por igual.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido dormirme por creer que es más fácil suprimir las emociones y no estar despierta con posibilidad de revisarme y cambiarme, por creer que hacer eso es demasiado difícil, sin ver que eso es más fácil porque es algo físico y real y no implica participar en la mente que no tiene en cuenta a todos por tanto no me tiene en cuenta a mí como la vida y no permitido ser apoyada por mi misma como por la vida.
Me comprometo a mi misma a ayudarme a mi misma como a mi cuerpo para apoyarme en este mundo mientras esté aquí para corregirme y corregir el mundo.

viernes, 27 de abril de 2012

Día 10. Relaciones Fallidas y supresiones


Hoy me di cuenta de que algo que ha estado haciéndome tropezar mucho en el proceso es que con constancia he estado apegada a los pensamientos, a un miedo a soltarlos y lo noto, porque cuando logro que se vayan luego seguido veo que apenas aparece uno que me mueve algo dentro, lo sigo.

Voy a escribir algunos de esos que veo que han sido adicciones y hacer auto perdón:

Pensar en personas del pasado, relaciones del pasado. Recuerdos con esas personas y pensar quién fui yo.
En general he creado una imagen de mí que no me gusta. Por ejemplo de haber tenido muchas relaciones y no conservar ninguna porque todas fueron pasajeras y no dirigidas.
También, que al tener tantas relaciones, tengo recuerdos sueltos, y con esos ideas de quién soy, por como he actuado.
Por ejemplo, hoy recordé una donde estuve en una fiesta con una amiga, y un argentino un poco mayor nos invitó a bailar a otro lugar, nos llevó en su coche muy lujoso, bailamos los tres, y noté que yo le gustaba. En mis pensamientos quería que todo estuviera bonito, divertido, en ese momento ya empezaban a haber ciertos conflictos con esa amiga que no estaba yo dirigiendo porque los tenía escondidos en la mente sin verlos por mí. pero en ese momento lo que yo quería era bailar disfrutar y mover mi cuerpo, junto a ellos. A veces pensaba cosas como: quiero que ella baile también en plan que me haga a mi notar o algo así.
Luego también me fijaba si él la miraba a ella o a mí y quería que me mirara a mí.
Cuando ella se fue al baño, él me dio un beso y yo le seguí, cuando ella volvió seguíamos ahí, me dio un poco vergüenza pero a la vez una sensación de que soy muy linda y especial o algo así por estar con él.
Luego nos fuimos yo iba en la parte del copiloto y ella detrás. También ahí tuve un pensamiento de ser “mejor”.
Cuando nos dejó en la casa, a ella primero, se despidió ella fue a abrazarle y él estuvo como distante. Yo pensé que era injusto q él se mostrara así porque era un poco como si dijera: yo quiero estar con ella (conmigo) y tu no mereces ni un despido como de haber pasado una buena noche los 3. Entonces en ese momento lo noté, y bueno, no hice nada tampoco, por eso ahora estaba pensando en eso en q quizás en ese momento debí darme cuenta de q eran unas relaciones de desigualdad, de competencia, de a ver quién gana a ver a quién elige, a ver si me mira o le mira, etc.
Donde no era igualdad, donde los tres disfrutamos y nos apoyamos, sino como de ver quién se queda con el premio la piñata.

Otro día me invitó a salir él, me recogió en coche, fuimos al tomar un té y me contó que tiene una especie de esposa pero que es una relación abierta, llevan 7 años juntos pero es algo abierto aunque es como su esposa, ahí fue donde dije: yo no participo aquí. Le dije que no estoy de acuerdo con eso.
Él directamente quería tener sexo conmigo, y ya está es decir no quería nada serio.

He vivido esa situación yo misma, donde he tenido relaciones abiertas pero sé que son la cagada.

Pero, fui auto deshonesta aquí de nuevo, porque fuimos a un local de música, y allí bailamos y en eso, nos volvimos a besar por ahí 3 veces. Después de que ya le había dicho que no quería nada.

Nos despedimos, y después, al ver que no me volvió a llamar, como a la semana le llamé porque quería hablar con él.
Me ha pasado lo mismo durante mi vida. Mi primer novio: músico. Le regalé la mitad de una batería. Y fui infiel en la relación todo terminó, yo casi ni usé la batería.
Volvimos, pero luego fue una relación abierta y luego se manifestó el enojo, me empujó, en fin.

Luego estuve con otro q cantaba y tocaba guitarra, pero no era nada serio y yo no toqué ni canté en ese tiempo.

Luego en España fui novia de uno q estaba empezando un grupo, ahora son conocidos y tocan bastante, me dijo q canatara con él pero no lo hice, y cuando me dijo que no siguiéramos, yo no quería, porque quería estar en ese mundo de música, conciertos, fiestas, gente que sentí que tenía al estar con él.
Por tanto cuando dejé de salir con él todo eso terminó también, porque lo había centrado alrededor de él y no hice por hablar con los demás como iguales a mí. Esperaba en cierto modo su aprobación.

Luego, conocí a este chicho argentino que es ingeniero de mastering, arregla la música, tiene una empresa y le va muy bien, sabe mucho de música y sonido, estudió eso y todo.

Y sólo quería un rollo y cuando le dije que no, no me volvió a llamar.

Con lo cual me quedé sin tocar el mundo de la fama XD

Jajaja que risa q bien ver esto, jolín seguramente desde pequeña he querido siempre estar en la música, recuerdo ver videos de ápice girls no recuerdo exactamente a qué edad, luego britney spears, los backstreet boys, n’sync, christina aguilera, pink, todo mtv me lo veía. Eso será otro blog más específico.

En fin habría estado bien conservar esas relaciones pero todo se fue, porque participé en el deseo ligero y no en conocer a la gente realmente sin involucar nada de querer gustar ni ese tipo de deseos que como he visto crean separación.

Estaba recordando ahora ese momento.

También he recordado mucho cuando estaba con la anterior pareja que ahora tiene un grupo y han viajado, mientras que me comparo y pienso que yo he estado aquí en el ordenador la mayor parte del tiempo, investigando desteni, pero con eso que se ha convertido en miedo, en comparación, en celos, en rabia y enojo.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido sentirme inferior a las personas que tocan en grupos, que dan conciertos, que conocen mucha gente y que viajan, por yo no hacer eso, sin ver que estoy participando en la mente al crear inferioridad y superioridad, basado en ideas, sin ver qué tengo que hacer para corregirme y corregir el mundo, solo queriendo ponerme en una posición para sentir lástima por mí y usarlo como excusa para no moverme.

Me perdono a misma por haber aceptado y permitido querer competir con otras mujeres para ser quien gane, quien le guste a los hombres o a las mujeres y quien sobresalga, sin ver que esto es deshonesto conmigo misma porque no tengo en cuenta todo por igual sino que estoy participando en el ego.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido suprimirme cuando vero deshonestidad y separación por no querer exponerla por miedo de perder mi posición privilegiada, sin ver que estoy separándome de la vida al comportarme así.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido creer que la recompensa y el premio que merezco son besos, caricias, y ser amada, sin ver que esto en una ilusión creada por mi mente y que no existe un premio o una recompensa por nada más que la recompensa que todo en el mundo tiene que tener por igual que es el derecho a la vida a todos por igual con un sistema igualitario.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido haber alimentado fantasías de querer ser famosa al ver mtv, sin ver que lo que se muestra está arreglado para que todos lo sigan e idolatren, sin tener en cuenta el mundo en su totalidad.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido ser la rabia por participar en pensamientos de enojo hacia mí misma por lo que he hecho en mi vida, sin ver que soy la vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido no haber querido ver que al estar en relaciones en el pasado donde no quise auto expresarme ni auto explotarme, como con la música, el movimiento y las palabras, era porque estaba siendo auto deshonesta y no quería mostrar quien realmente yo era, como la auto deshoestidad que estaba permitiendo ser, al esconderme de mi misma y no aceptar la vida, y me mantuve así por mucho tiempo creando más ilusiones para no ver que me estaba suprimiendo.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido creer el miedo de auto expresarme como algo real, sin ver que soy la auto expresión.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido recordar momentos del pasado y ligarlos a emociones donde veo quién he sido y qué he hecho y ligarlo a culpa, a tristeza y a vergüenza por no haberme dirigido y haberme comprometido, en vez de caminar el proceso respiro a respiro no aceptando esos pensamientos y corrigiéndome para nacer como la vida porque me doy cuenta de que nunca he vivido realmente, por tanto, nada de lo que he experimentado es real, a pesar de que me lo haya creído y haya creado energía que experimento como si fuera real, sin ver que no lo es y que estoy separandome de mi misma.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido desear ser famosa, en vez de ver que es una ilusión donde solo quiero mostrarme para gustar y que me sigan.

Cuando y como me vea queriendo participar en el pensamiento de ser famosa, reconocida, gustada y adorada, paro, respiro y regreso a la realidad.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido querer tocar música y cantar solo para gustar a los demás, para ser admirada, sin darme cuenta de que ahí puedo expresarme y explorar mi auto expresión y disfrutarme a mi misma, sin esperar nada a cambio.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido dejarme influenciar por los pensamientos que dicen que tengo que sentir remordimiento por no haber dirigido mis relaciones y por ver que ahora podría estar en una posición distinta, donde tendría dinero y conocería mucha gente, sin ver que todo esto son deseos, que si no me he dirigido tengo que revisarme y corregirme ahora, en cada respiro, y que el remordimiento es de la mente.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido juzgar a los hombres por creer que solo quieren y desean sexo, relaciones y atar a la mujer, sin ver que yo he participado en eso, por tanto tengo que detenerlo en mí para corregirlo.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de perder las relaciones con las personas por miedo de perder posibilidades en el mundo, sin ver la pérdida existe en la mente.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido crear relaciones que no son lo mejor para mi como para la vida, porque existen en separación de mí, porque pongo esperanzas, deseos, pensamientos, emociones y sentimientos en la relación para formarla así, en vez de crear relaciones de apoyo y soporte donde todos sean beneficiados y apoyados por igual y no haya jerarquías, ni haya que quitar de una parte para poner sobre otra.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido creer que tengo que cargar con un pasado terrible, doloroso, triste, amargo, bruto, feo, pesado de donde no puedo salir y que tendré que cargar toda la vida, en vez de ver el pasado como lo que he aceptado para verlo ahora y corregirlo y no permitirme repetir patrones que no apoyan la vida.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido creer que estoy atada al karma, por haber sido infiel en mi primera relación, en vez de ver que soy yo quien creo mi experiencia en el mundo.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido sentir tristeza por haberme separado de los hombres con los que estuve, porque creé sentimientos, emociones y pensamientos alrededor de cada uno, y no me tuve en cuenta como la vida, sino que usé mi sustancia para satisfacer deseos e ilusiones.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido sentir culpa por haber usado mi sustancia para crear ilusiones y alimentarlas con energía de mi propio cuerpo que no tenía en cuenta nada más que mi mente.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido participar en relaciones que me separan de la vida, donde me comprometo a mi misma y dejo de lado a todos por querer estar solo con una persona.

Me comprometo a mi misma a crear una experiencia para mi de apoyo y soporte que sea lo mejor para mi y para todos.

Me comprometo a mi misma a apoyarme creando relaciones de apoyo.

Me comprometo a mi misma a auto expresarme con la música.

jueves, 26 de abril de 2012

Dia 9 - Yoga y alteración


Hoy fui a una primera clase de yoga y después hice una escultura.
El primer día en yoga... lo tomé para estirar mi cuerpo y para descansar porque hace mucho no me estiro, no hago ejercicio. Y lo noté en yoga, me dolían las piernas un montón!!!! Y en realidad, todo el cuerpo.

Luego en casa iba a hacer una escultura en escayola:
Ver video de cómo estaba haciendo la escultura: 
Ya tenía el molde en escayola, ahora con ayuda de mi pareja, iba a juntar las 3 partes del molde y poner la escayola dentro.
Los juntamos, pero no nos aseguramos de que estuvieran completamente juntos. Solo les pusimos un alambre para que se sostuvieran y cinta adhesiva.
Mi pareja me esperaba dentro de casa y yo, en el pasillo del edificio fuera de casa, con un balde lleno de agua empecé a poner escayola. Es un polvo blanco que según se pone en el agua empieza a volar el polvo por todos lados, por eso no lo hice en casa como la vez pasada, que todo quedó lleno de polvo.
Como era un balde tan grande, decidí poner toda la bolsa entera de escayola sobre el agua rápido, en vez de ponerla poco a poco con la mano, vertí toda la bolsa.
Le dije a mi pareja que saliera para hacerlo todo fuera y no manchar mi casa.
Mi madre se asomó, nos dijo que tomásemos una bolsa – me tomé esto como si ella quisiera molestarnos.
Cuando empecé a poner la escayola, nos dimos cuenta de que se salía por debajo! Como no estaba bien asegurada y se estaba saliendo toda, le dije que lo agarrara mejor, fui a coger otra bolsa, me empecé a alterar y asustar mucho porque la escayola empieza a secar muy rápido, y si no se trabaja con ella estando líquida, ya después más espesa no llena los huecos del molde, y luego dura ni qué decir, queda como piedra, no se puede trabajar.
Entonces teníamos que actuar rápido.
La reacción que tuve fue de alterarme al ver que no estaba saliendo como yo quería, que probablemente no saliera para nada, que se dañaría el molde al que tanto  cuidé estos días, y que fue sacado a partir de una figura de plastilina del peón que estuve haciendo durante 1 semana sin parar, para que me saliera bien pulida y con las medidas adecuadas, que luego tuve que desbaratar porque no salía del molde que hice (ay esa escayola!... primera vez trabajándola).
Así que viendo que ahora no me estaba saliendo bien, que se iba a secar la escayola, que podría dañarse el molde y tendría que volver a empezar todo de cero, mi reacción fue: mierda!
Le dije a mi pareja: sostenlo bien, júntalo de abajo, dale dale dale dale!!!!
Y mi pareja dijo: vale vale vale!!
Y mi madre se rió. Reacción: joder q momento escogen para reírse.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tomarme como personal que las personas se rían cuando hay un momento donde tengo que estar atenta y prestar mucha atención a lo que hago, porque he considerado ese momento como peligroso y de cuidado, y una risa me parece lo opuesto.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido reaccionar ante la risa de los demás cuando estoy alterada, en vez de ver que en primer lugar estoy alterada porque estoy participando en la mente, y la reacción a la risa me muestra que estoy en la mente.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido creer que las personas se burlan de mí cuando me ven estresada o alterada, en vez de detener las reacciones de estrés y alteración y de reacción de molestia ante la risa de los demás.

Luego mi madre salió y me dijo que ‘dijera las cosas bien a mi pareja que él no me estaba entendiendo. Dilo’
Pensamiento: -no quiero hablar ahora que ella me dice: dilo, porque lo veo como que si lo digo voy a hacerle caso y va a tener poder sobre mí-
Y dije yo: pero es que se va a secar! Y… como luego ya estaba un poco más seca y menos líquida, dejó de salirse por debajo, y pudo quedarse en el molde un poco mejor sin que se saliera toda.
Seguí poniendo pero con un poco de susto porque no se quedara bien hecha.
Luego grité, y mi madre dijo: shhh!! Shhh!!! Y le dije: tu qué haces aquí si no estás diciendo nada constructivo ni ayudando!! Como--- vete. Porque en mi mente estaba culpándola de crear un ambiente donde me sentía presionada y con menos poder de actuar.
Por eso grité creyendo que así todos me harían caso.
Me dio luego vergüenza con los vecinos porque el hecho ya de estar haciendo la escultura ahí, creía que era un poco atrevido por todo el polvo.
Luego mi madre se fue y agarré yo la escultura y mi pareja siguió llenándola… yo la agarraba con desgana pensando: ya qué…
Pensé incluso lanzar los moldes, romperlos en ese momento. Estaba enojada, pensando: ya no me va a salir bien después de tanto trabajo. Mi pareja me dijo: agárrala bien, o dijo algo así, y yo le grité: tú te callas!!!!
Estaba muy alterada ya. La llenamos hasta arriba. La metimos en un balde. Luego se secó.
Luego no salía… finalmente la pudimos sacar después de mucho rato, mucho martillazo y tuve que barrer todos los restos y trapear durante largo tiempo.
Ahora está aquí medio a salvo solo que no quedó perfecta y me toca aún quitarle parte del molde que se le quedó pegada.
Nadie salió herido XD
Pero mucho desastre!!!!

Quiero también con esto que escribo mostrar que aunque se tiene la idea e idealización de que el yoga relaja, quita la ansiedad, la tensión y el agobio, si uno sigue con los mismos patrones, va a seguir igual su vida.

Con lo que tenemos que apoyarnos haciendo auto perdón para descansar nuestro cuerpo y abrirnos a ser auto honestos y pasar por lo que hemos creado viviendo el auto perdón.

Primero algo de auto perdón por pensamientos pasados acerca del yoga:
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido querer obtener curación dada por el yoga, y con esperanza, sin darme cuenta de que la esperanza de que algo por fuera de mí me cure significa que estoy esperando ser curada, y no curarme yo misma y tomar responsabilidad por mí misma.
Me comprometo conmigo misma a apoyarme a mi misma como a mi cuerpo con el yoga, donde voy a estirar cada parte de mi cuerpo, a movilizarme y a tomar auto responsabilidad por cada parte de mi cuerpo, dándome cuenta, entendiendo y viendo que soy una e igual con mi cuerpo.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido creer que el yoga me lleva a la iluminación y me llena de energía, en vez de ver que el yoga es un ejercicio físico que se realiza por medio del cuerpo, donde puedo estirar mis músculos y mover mis articulaciones y huesos, para apoyar mi cuerpo y ver que soy una e igual con mi cuerpo y moverme de acuerdo a lo mejor para mí como vida como  para todos, como una e igual a la vida.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido abusar el movimiento de mi cuerpo y querer sentir energía e iluminación, sin ver que la energía y la iluminación son creencias de mi mente en las que he participado y que puedo detener y debo detener porque no me apoyan ni apoyan a la vida, y son ilusiones, no son reales, no tienen en cuenta lo físico.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido juzgar a las personas que hacen yoga porque tengo la creencia de que quieren sentirse mejor que otros y de que quieren sentir felicidad y amor y sentimientos y emociones, y olvidar la realidad y suprimirla, en vez de ver de qué maneras estoy yo participando en eso mismo y detener mi participación en el abuso a la vida por mí misma, para poder apoyar a todos quienes quieren suprimir la realidad.



Y ahora por todas las reacciones al hacer la escultura:

Me perdono a mí misma por haber aceptado y permitido culpar a los demás por las reacciones que yo misma he creado y en las cuales participo.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma no asegurarme de que las cosas que hago estén completamente bien aseguradas y de no fijarme en los detalles de las cosas que hago para que salgan bien, por dejarlo todo al azar y a la esperanza, en vez de ver que la suerte, el azar y la esperanza son ilusiones, porque depende de mí revisar todo para que salga como yo pretendo que salga, aquí en la realidad física donde toca hacer las cosas físicamente.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tomarme como personal que las personas me digan sugerencias, y creer que es porque quieren molestarme.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma creer que alterándome y asustándome puedo cambiar las cosas y mejorarlas en vez de ver que así solo me desconcentro de lo que estoy haciendo y no puedo actuar con claridad haciendo lo mejor para todos.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de cometer errores y tener que volver a empezar de cero todo.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma creer que cuando hago lo que las personas me dicen que haga, van a dominarme, y a tener poder sobre mí y mi palabra, y resistirme a hacer lo que me dicen que haga, en vez de ver qué es lo mejor para todos y hacerlo.
Cuando y como me vea a mi misma alterándome por una situación, paro, respiro y tomo auto responsabilidad, viendo que la alteración es una reacción de la mente, y paro, respiro y no acepto nada menos que la vida.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido haber participado en la vergüenza con los vecinos por haber hecho la escultura fuera de casa en el pasillo.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido haberle gritado a mi madre y a mi pareja por culparles porque no estuviera saliendo como yo quería mi trabajo, en vez de tomar auto responsabilidad y detener la culpa y actuar según lo mejor para todos.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido gritar por creer que así voy a detener lo que no me gusta, en vez de ver que esto es una ilusión.
Me comprometo conmigo misma a parar toda reacción que salte de mi mente como yo misma para traer la vida a mi misma.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido haber pensado en lanzar lo moldes y mi trabajo, por creer que así voy a cambiar la situación donde siento que no estoy dirigiéndome, en vez de ver que esto es el ego y que así no resuelvo ni soluciono nada, sino que empeoro las cosas para mí y para todos.
Me comprometo conmigo misma a parar mis pensamientos y reacciones para solucionar este mundo como a mi misma.

miércoles, 25 de abril de 2012

Día 8 - Mis manos

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido separarme de mis manos.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido abusar mis manos con fines de satisfacción sexual.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido abusar mis manos con fines auto deshonestos.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido abusar mis manos al cargarlas con energía creada por pensamientos.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido abusar mis manos al hacer cosas que no me apoyan como vida ni a todo por igual.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido usar mis manos para lastimarme.

me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido usar mis manos para lastimar a los demás.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido no ver que mis manos son iguales a mí misma.

Me comprometo a mi misma a apoyar mis manos como a mi misma.

martes, 24 de abril de 2012

Día 7 - La aceptación a mí misma.

He dado la aceptación de mi misma a los sistemas de mi mente.
Si me veo bien, así me siento bien, si me gusta cierta actitud que tenga en un pequeño momento. Pero en su mayoría, la aceptación de mi misma está por fuera de mi. Tengo dudas de mí.

Es esa creencia de que hay que sentir algo bueno, o malo, en definitiva de que si uno NO siente algo… lo que sea… no va a saber qué pasa realmente, o no está experimentando la realidad. Esto es una completa decepción.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido dudar de mí misma.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido deliberadamente poner la aceptación de mi misma por fuera de mí, a pesar de ser consciente de lo que estoy aceptando con eso, y elegir participar en las creencias de la mente donde he idealizado un modelo a seguir y si no soy como ese ideal, no me puedo aceptar completamente. Con esto, creyendo que la aceptación puede ser a medias o por porcentajes, en vez de ver que la auto aceptación es incondicional y es completa y total, porque en la auto aceptación me abrazo en mi totalidad de todo lo que he aceptado y permitido y todo lo que he creado para traerlo todo de vuelta a mí y tomar auto responsabilidad por cada cosa que existe en mí como en el mundo.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido no abrazarme y aceptarme completamente por miedo de tomar auto responsabilidad por todo y cuanto existe, por creer que es demasiado y que soy muy pequeña y que no puedo con tanto, en vez de ver que en mi existe todo el universo y es mi responsabilidad corregir lo que he creado por separarme de mí misma y del mundo.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido poner la aceptación de mi misma en mi mente, según cómo me interprete a través de mi mente, como ideas, pensamientos, percepciones, creencias, emociones y sentimientos, y poner mi confianza por fuera de mí y dejarme llevar por todo y cuanto percibo con mi mente, y según eso, aceptarme a medias, o rechazarme, y hacer exactamente eso mismo con todo y cuanto existe.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido creer que tengo que estar constantemente pensando cualquier cosa, con tal de no dejar de pensar, por haber aceptado la creencia de que estoy viva si pienso, y que si no pienso, no sé qué ocurre en realidad, en vez de entender, ver y darme cuenta de que al pensar y estar preocupada en mi mente consciente con los pensamientos, estoy creando separación con la realidad y no pudiendo ver realmente, al estar entretenida con todo y cuando aparece en mi mente, y continuando así usando mi mente subconsciente  e inconsciente para mantener el entretenimiento en mi mente consciente, tal y como ocurre en el sistema del mundo, donde existe el entretenimiento con la clase alta y la élite creando preocupaciones que separan de la realidad- como la mente consciente, luego todas las personalidades que hacen posibles esos entretenimientos de pensamientos conscientes- a través de la mente subconsciente- tal y como en el mundo son los trabajadores que mantienen el sistema. Y la mente inconsciente con la realidad de cuanto estoy aceptando- tal y como en el mundo ocurre con las personas que viven en la pobreza y que son el resultado de estar preocupados y queriendo mantener el sistema actual negando y suprimiendo todo cuanto estamos causando por la negligencia que aceptamos en nosotros al no querer ver la realidad y estar preocupados con la mente.

lunes, 23 de abril de 2012

Día 6 - Sensación en mi pecho

Tengo una sensación en el pecho… a veces son nervios. A veces felicidad. A veces tristeza. Es una  sensación que no siento todo el tiempo pero que a veces estoy sintiéndola y cuando la siento es una constante.
Vibración, sensación… cómo describirla. Es intensa. Es como… un apego a algo, lo vivo así. Porque a pesar de que me digo a mí misma – a mi mente: voy a parar y dejar de sentir y experimentar esta sensación en el pecho – no se va. Puede que disminuya. Pero a veces se hace mucho más intensa.
Voy a anotar algunas situaciones en que la siento:
Cuando estoy con personas que conozco poco o que empecé apenas a salir con ellas. O con personas a las que les tengo cierto “respeto” mental, por ideas y definiciones.
O cuando estoy nerviosa en alguna situación, aunque los nervios en esos casos por ejemplo de hablar con personas con quienes por algo me sienta nerviosa, suelo sentirlos en el estómago.
Más bien esto es por ejemplo cuando estoy hablando con alguien y puedo hablar y expresarme. Pero me da la sensación de que estoy incómoda en esos momentos. Hay algún punto de incomodidad en todo esto, que es lo que hace que quiera y detener por completo esta sensación. Porque veo que me controla.
Por ejemplo, hoy fui al fontanero con una mujer que me acompañó, y desde que salimos empecé a sentirlo.
Cuando llegamos allí, había una niña pequeña, y le dije: Hola!
Me dijeron que se llamaba también Laura. Entonces, sentí esto intensamente… y sentí que quería decir: yo también me llamo Laura, Laura.
Pero… me quedé callada… simplemente sintiendo estos nervios, como que pensaba: bueno ya se pasó el momento en que lo –debí- decir, ya no es como para decirlo. Entonces me quedé callada pero con la sensación en el pecho.

Es una sensación que me da como de pensar y sentir que me voy a perder- como de algo, de la conversación, o que no voy a responder adecuadamente. O en el momento adecuado. Con el ritmo adecuado… como si sintiera, pensara, creyera – que hay un ritmo, en las conversaciones, en los momentos, en el tiempo, en la vida, con la gente.
Un ritmo con el cual uno tiene que guiarse y que tiene que seguir, y que si no lo sigue, ya se perdió, se fue fuera del compás, se equivocó.

Otros momentos donde lo he sentido es cuando estoy en la universidad hablando con una profesora. Recuerdo en este momento 2 ocasiones, pero ha habido muchas.
Una:
Hablando con la profesora de pintura. Hablando de mi trabajo, de lo que quería hacer.
Mientras hablábamos, empecé a sentir esto en el pecho. Es como si no me permitiera ver claro, sino que viera las cosas a partir de quizás interpretaciones, o algo así, como si esa sensación tampoco me permitiera ser clara, completamente abierta, como si fuera una especie de máscara… escondite…
Otra:
Con otra profesora, de escultura.
Estaba explicándole mi proyecto, y luego pidiéndole ayuda y sugerencias.
Cuando me estaba ayudando con la escayola, me puse nerviosa, cuando le hablaba. Pensaba de mí: no me expreso bien. Soy nerviosa. No hablo claro y duro.
No sé ni lo que digo.
Tengo granos en la cara y me los debe estar mirando.
Debe pensar que soy boba… o que tengo algún problema.

También noto que esta sensación en el pecho sale cuando quiero que alguien sienta algo en especial, por ejemlo al sonreirle a la gente, quiero que lo interpreten, o entiendan algo como que me caen bien o que me agradan.
La sensación la describiría de la siguiente manera:
Ácida, dulce, pegajosa, apegada, intensa, fuerte, acumulativa…
No tengo por ahora más adjetivos.
Quiero saber qué es… puede ser una acumulación de sentimientos en mi pecho.

Otras veces en las que la he sentido han sido cuando estoy hablando con alguien con quien tenía ganas de hablar y quiero estar en ese momento contenta y alegre y mostrar que lo estoy y es como si eso palpitara solo de alegría o algo así. Pero lo siento como algo realmente incómodo… porque viene y va, no es constante, desde luego se trata de un sistema, por tanto no puedo confiar en esa sensación porque no es real.


Cuándo la empecé a sentir
Fue hace ya como 3 años…
Sobretodo al estar con otra gente.
Aunque también he notado estando sola, por ejemplo si estoy viendo que alguien comentó un video mío y lo calificó como bueno y me pone un comentario donde me felicita. Surge la sensación y siento quizás algo como orgullo, felicidad, alegría, me siento contenta y me surge una risilla de: ay yo soy muy especial.
Entonces… esa sensación al salir ahí me está mostrando que es ego desde luego, con pensamientos de:
Soy muy linda, soy inteligente, soy especial, soy bonita, soy agradable, etc.
Y lo que vi en la otra situación, con la profesora de escultura, es que es la polaridad de lo arriba mencionado, pensando mientras hablaba con ella que:
Soy fea con granos, soy boba, algo me pasa que debe ser malo, tengo algún problema, no me sé expresar, no hablo claro y alto, no me explico, no digo nada importante ni interesante, incomodo.

Bien, ahora voy a abrir más este punto…
Qué interesante está siendo escribir de esto!
Se abre ante mi un sistema!

Porque ahora viendo y ligando las reacciones físicas que experimento en estos momentos, con sus polaridades, veo lo siguiente:
Cuando tengo estas sensaciones van ligadas a una sensación física, a veces.
-Cuando estoy con alguien y siento alegría, etc, a veces surgen ganas de abrazar a esa persona, de sonreir.
Esto lo sentía más antes… pero ahora cuando me pasa eso simplemente es como que me quedo en ser amable pero no vo ya acercarme a esa persona a abrazarla o a tocarla físicamente, sino sólo sonrío y como dije arriba, quisiera hacerle sentir algún sentimiento “bonito”. Por ejemplo, he definido como bonito, querer hacer sentir a las personas que son “bonitas”, “guapas”, “divertidas”, etc.

Entonces… Veo que esto ha surgido a partir de supresiones.
He suprimido a lo largo de mi vida las ganas de abrazar a la gente, acercarme a ellos, abrirme ante un grupo de gente. O hablar con la gente.
Quizás ha sido porque ha habido intereses de por medio, y no lo he hecho por eso, y también porque me he definido en situaciones como vergonzosa cuando he visto que he querido hablar con alguien y no lo he hecho.
Por ejemplo, en el instituto me gustaba un chico, pero me acercaba a él sólo en mi mente y cuando yo estaba sola es decir en mi imaginación. Así también eso me pasó de pequeña con 9 años.
Y así muchas otras veces.
O por ejemplo, con chicas, queriendo ser su amiga, pero no me acerco por miedo de no agradarles. Eso me está pasando actualmente en la universidad, con chicas con quienes quiero hablar pero luego salen estas definiciones de mi que he dejado que me construyan y me dirijan, y luego siento que no les puedo agradar por como “me muestro”.

Bueno, ahora el lado negativo de la polaridad:
Me he enojado algunas veces con personas. Una vez le di una patada a un chico en el instituto. Aunque fue suave y yo había fumado por 1 vez marihuana. Le di una patada porque sentía rechazo de su parte, en realidad era que con él me definí como tímida, vergonzosa. Y con otras personas, cuando entré a un nuevo instituto durante el 2 año. Y no hablaba con él, ni con mucha gente por estas definiciones y actitudes.
Esto sería debido a esas acumulaciones de que me estaba definiendo, y ligaba esas ideas acerca de mí a que eran otros los que me hacían sentirlas, era con esas personas con quienes las experimentaba.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido creer que soy callada y que no aporto nada.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido creer el silencio no aporta nada.
Me comprometo a mi misma a cambiar y a corregirme por medio de mis palabras y vivir mis palabras con el principio de lo mejor para la vida.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido creer que tengo que llegar a topes y límites y a traumas para darme cuenta de que algo no va bien y de que tengo que cambiar, en vez de ver, reconocer e identificar la energía inmediatamente y no participar en energía sino dirigirme con el respiro de vida con constancia y dirigiendo la energía para que no me dirija a mí.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido querer esconder la energía en vez de trabajar con la energía para dirigirla y que no me controle, por haber aceptado creer que es una batalla contra la energía la que tengo que luchar, en vez de ver que aquello a lo que uno se resiste, persiste.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido definirme como reprimida.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido juzgar la palabra callada o silenciosa, y creer que es una palabra negativa, en vez de vivirla como yo misma como lo mejor para la vida y aceptar el silencio como yo misma como vida.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido separarme de la sensación de mi pecho que siento por momentos, por creer que surge de manera instantánea y que no puedo detenerla por ponerme en una posición de víctima de ésta sensación en vez de dirigirme y entenderla para que no me controle.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido tener miedo de experimentar esta sensación en mi pecho por miedo de que me controle y me posea, en vez de ver que el miedo no me permite ver y entender por qué está ahí, qué me estoy mostrando a mí y cómo la creé para detenerla y dejarla ir, por medio de mirarla fijamente, ver en qué momentos surge y apoyarme para no ser controlada por esta sensación.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a lo largo de mi vida haber creado sentimientos, emociones, sensaciones, creencias, ideas, definiciones, percepciones, miedos, sentimientos y reacciones, que se han acumulado en gran medida en mi pecho por no haberme dirigido en el pasado y no haber detenido esa energía ni participado en ella, sino haber creído que era real y no haber cambiado y tenido en cuenta lo físico y la realidad del mundo, y por haber creado para mí una experiencia de ser controlada por las energías y sensaciones de mi cuerpo, donde me he permitido caer en estas creaciones en vez de corregirlas y no participar en ellas sino cambiarlas, dejándolas ir, perdonándome y viviendo mi auto perdón y ecualizándome con la vida, no aceptando nada menos de lo que realmente soy.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido creer que mi cuerpo es un escondite donde debo meter y guardar todo aquello de la mente que no quiero que se conozca ni siquiera por mí, para suprimirlo y no corregirlo, por creer que es más fácil esconder y reprimir, que pararme por la vida y corregir.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido apegarme a la sensación mental de energía y vibración en mi pecho, y permitir que esa energía se apegue a mí, sin darme cuenta de que estoy así creando el miedo a la muerte como ego y creando una relación con la mente donde se crea dependecia y no ver que eso no es vida.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido definirme con la mente.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido participar en la polaridad.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido creer que por medio del sexo puedo acercarme a los demás y ser aceptada, por no querer ser la auto aceptación por haberme separado de mí misma y tener enojo por eso, en vez de aceptarme incondicionalmente para cambiar y corregirme.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido lastimar mi garganta y tener definiciones acerca de mí y creer que tengo que seguir estas definiciones, y haber ligado esas definiciones a mi voz y a mi garganta.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido crear la polaridad de bueno y malo.
me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido crear la polaridad de querer abrazar a los demás y hacerlos sentir bien, y el opuesto de querer pegarles.
me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido definirme según las ideas que tengo en la mente, en vez de ver que son energías que he sentido y cómo me he definido, y no me apoyan como la vida sino que me limitan.
cuando y como me vea a mi misma queriendo participar en energía, paro, respiro y me corrijo, no aceptándome ser controlada por las sensaciones en mi cuerpo como en mi pecho.
me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido creer que soy fea, boba, que algo malo me pasa, que no me se expresar, que no sé hablar, que no hablo claro ni alto, que no me explico y que no digo nada importante ni interesante, en vez de ver que son pensamientos que me limitan y no apoyan la vida.
me comprometo a mi misma a parar toda definición que tenga acerca de mí y de los demás, para no limitarme y apoyarme como la vida.
me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido haberle pegado a personas en el pasado por creer que son quienes no me dejan dejar de definirme, en vez de ver que soy yo misma quien me estoy definiendo con la mente y quien tengo que parar.

ShareThis